jueves, 29 de abril de 2010

Un estudio derriba el mito de que fumar adelgaza al constatar que los fumadores activos engordan

A partir de ahora habrá que cuestionarse el mito de que fumar adelgaza. Investigadores del departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra (Unav) han evaluado la relación entre dos factores de riesgo cardiovascular: el hábito del tabaco y el aumento de peso cuando los fumadores dejan el hábito y cuando continúan fumando.

Los resultados, publicados en la Revista Española de Cardiología , «son decisivos para plantear programas de prevención», explica Francisco Javier Basterra-Gortari, autor principal del estudio e investigador de la Unav.



Los datos son fruto de un análisis de 7.565 personas durante 50 meses. La ganancia de peso de aquellos que dejaron de fumar durante el estudio era mayor cuantos más cigarrillos al día consumían en el momento de comenzar la investigación. Quienes seguían fumando también ganaron durante más peso que las personas no fumadoras. Los autores afirman que el tabaquismo no es una forma efectiva de prevenir la obesidad. «De hecho, la aumenta, sobre todo en ex fumadores y en fumadores que continúan exponiéndose al tabaco», afirma el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada