domingo, 4 de abril de 2010

El cánnabis, ligado a cambios en la morfología cerebral

SU CONSUMO,CAUSANTE DE VARIAS ALTERACIONES

Los consumidores de cánnabis tienen surcos cerebrales más dilatados y giros más picudos; esto se observa también en casos de Alzheimer

Un equipo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, ha hallado diferencias en la morfología cerebral entre población general y población que ha iniciado el consumo de cánnabis en la adolescencia. Los resultados de la investigación se publican en Brain.

Un estudio realizado por investigadores del Laboratorio de Neuroimagen del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, de Santander, que se publica en Brain, ha hallado mediante resonancia magnética diferencias en la morfología cerebral entre población general y población que ha iniciado el consumo de cánnabis en la adolescencia. En el trabajo se han detectado alteraciones de la girificación -giros- cerebral en la población estudiada que consume cánnabis, lo cual sugiere que esta droga puede alterar el desarrollo nervioso.

Es la conclusión más importante del trabajo realizado por Ignacio Mata, psiquiatra del Hospital de Valdecilla, que ha contado con la colaboración de Rocío Pérez Iglesias, Roberto Roiz, Diana Tordesillas, Ángel Pazos, Benedicto Crespo, José Luis Vázquez Barquero y Vicente Ortiz, con el patronazgo del Instituto de Formación e Investigación Marqués de Valdecilla (Ifimav).

Estudios contradictorios
Antes de analizar cuál es el mecanismo que hace aumentar el riesgo de esquizofrenia debido al consumo de cánnabis, Mata se adentró en el estudio de los cambios que provoca en la morfología y el funcionamiento cerebral, ya que había ensayos contradictorios al respecto: "Nos hemos centrado, fundamentalmente, en los cambios en la estructura cerebral, porque el consumo de cánnabis es significativamente habitual en todo el mundo en la población adolescente, que lo hace en un porcentaje del 30 por ciento con alguna regularidad".

Hasta ahora la mayor parte de los estudios morfológicos han calculado los volúmenes de las estructuras cerebrales. Sin embargo, el trabajo de Mata y su equipo ha ido más allá: "Con las técnicas de imagen hemos visto cambios en algunos volúmenes cerebrales, y lo que explicamos como novedad es el patrón de girificación cerebral, o lo que es lo mismo, todas las curvas que hay en la corteza del cerebro, y ver si eran diferentes en los consumidores de cánnabis". Son cambios mucho más sutiles que una alteración volumétrica global, pero que ayudan a explicar muchas alteraciones cognitivas en los consumidores de esta sustancia.

La investigación se ha realizado con 30 jóvenes consumidores de cánnabis y 44 sujetos no consumidores. Además, la resonancia magnética ha vuelto a poner de relieve su extraordinaria utilidad para medir el grosor de la corteza cerebral, y definir el patrón de girificación en cada individuo.

Patrón de girificación
El primer objetivo era determinar si había modificaciones en los volúmenes cerebrales: "Vimos que los cambios más significativos se daban en el volumen del líquido cefalorraquídeo cortical. Como los volúmenes de las estructuras no eran muy diferentes entre los dos grupos, nos centramos en el patrón de girificación, que es en donde se encuentran las diferencias más destacadas", ha agregado el psiquiatra del Marqués de Valdecilla.

¿Y cuáles son esas diferencias entre la población consumidora? Según Mata, los sujetos consumidores de cánnabis "tienen los surcos cerebrales más dilatados y los giros más picudos. Y esto es, ni más ni menos, lo que también se observa en patologías degenerativas ligadas al cerebro, como es, por ejemplo, el caso del Alzheimer".

La asociación del consumo de cánnabis con la esquizofrenia es una de las principales líneas de investigación del servicio de Psiquiatría de Valdecilla, que ya ha publicado otros trabajos sobre cómo la marihuana multiplica hasta por tres veces el riesgo desarrollar psicosis, y también que su influencia es mayor cuanto más precoz es el inicio del consumo.

(Brain Research 2010; 1317: 297-304)

UN PATRÓN ANORMAL DE GIRIFICACIÓN CEREBRAL

El estudio publicado en Brain sugiere que esta molécula puede alterar el desarrollo nervioso del individuo consumidor: "Lo que provoca el cánnabis en la adolescencia, que es una época en la que se está desarrollando el sistema nervioso central, es una alteración en ese desarrollo que se traduce en un patrón anormal de girificación cerebral. El siguiente paso que daremos es estudiar, principalmente en los controles de población general, si estos cambios de estructura y de girificación obedecen a alguna variación genética que explique por qué a algunas personas les afecta más que a otras el consumo continuado de cánnabis". El psiquiatra del Hospital Valdecilla ha indicado que el Laboratorio de Neuroimagen tiene en marcha diversas líneas de investigación relacionadas con la esquizofrenia, la variación genética y su relación con las variables obtenidas mediante las imágenes cerebrales. Gracias a la resonancia magnética, según Ignacio Mata, es posible visualizar el cerebro in vivo y establecer relaciones entre las alteraciones de la corteza cerebral y el componente genético de la persona afectada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada