domingo, 4 de abril de 2010

Gran Bretaña podría prohibir el fertilizante que se usa como droga

El fin de semana pasado murió una joven de 24 años, la sexta víctima de la mefedrona

El director del Consejo Asesor sobre el Abuso de Drogas en Gran Bretaña (ACMD), el profesor Les Iversen, ha decidido proponer al Gobierno el próximo lunes que se prohíba la venta de la mefedrona, un fertilizante para plantas que desde hace un año se ha puesto de moda entre los jóvenes como droga. En unos pocos meses se ha constatado la muerte de seis personas -la última, el pasado fin de semana- tras el consumo de esta sustancia química que actúa de una forma parecida a las anfetaminas.

Según recoge la BBC , Les Iversen apuntó que la propuesta del ACMD es que se considere la mefedrona y sus derivados como una droga tipo B, como el cannabis. Según la legislación británica, la posesión de este tipo de drogas puede suponer más de cinco años de prisión y su comercialización está penada con catorce años de cárcel.

La parte negativa es que los expertos creen que se tardará varios meses en terminar todo el proceso para ilegalizar la mefedrona, que ya se conoce por otros muchos nombres (M-gato, MC [por M-cat], Meow o Meow [la onomatopeya del sonido de los mininos] o 4MMC).

Los profesores, confiscadores
La situación está tomando tal cariz que el ministro de Educación, Vernon Coaker, ha escrito una carta a todos los colegios ingleses en la que se insta a los profesores a confiscar la droga si la encuentran: «Los profesores -dice en el texto- tienen el poder para confiscar todos los elementos inapropiados, independientemente de su situación jurídica» y además «no tienen la obligación de devolver las sustancias confiscadas». Esta puntualización es importante porque la mefedrona es un producto legal y ya se han detectado casos de niños de 12 años que la han adquirido.

La mefedrona -que se compra en polvo y en cápsulas- tiene unos efectos similares al éxtasis, pero sus efectos secundarios son muy peligrosos, ya que incluyen la psicosis, palpitaciones, ardor de garganta, sangrado por la nariz e insomnio.

Los jóvenes que fallecieron tras su consumo sufrieron todos un infarto y aunque no se puede confirmar en todos los casos, al parecer además de la mefedrona ingirieron otras sustancias al menos 48 horas antes de sufrir el ataque mortal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada