domingo, 4 de abril de 2010

BCN tendrá narcosalas en todos los distritos en el 2014

1. • Este año, el servicio se implantará en Sants, Sarrià, Nou Barris, Sant Andreu y Sant Martí

2. • Los equipamientos de drogodependientes se integrarán en la red de salud pública

Al finalizar el 2010, todos los distritos de Barcelona tendrán salas de venopunción, excepto Gràcia, el Eixample y Les Corts, donde están proyectadas para el 2014. La ciudad pasará entonces de las cuatro narcosalas actuales –dos de ellas en Ciutat Vella y una en Horta– a 13 repartidas en centros sanitarios del municipio, según anunciaron ayer la consellera de Salut, Marina Geli, y el primer teniente de alcalde Carles Martí.
Este año habrá así nuevos centros en Sants, Sarrià, Nou Barris, Sant Andreu y Sant Martí. El objetivo de la ampliación de la red de narcosalas es integrar la atención a los drogodependientes en la red sanitaria pública, incorporando zonas de atención y seguimiento también para adicciones socialmente más aceptadas, como el alcoholismo y el tabaquismo. Se busca un enfoque más global al tema, algo que ya sucede ahora en los centros de atención sanitaria (CAS).


DESCONGESTIONAR CIUTAT VELLA / En la presentación del plan operativo de la asistencia integral de la salud mental y las adicciones, Martí admitió que Ciutat Vella «está pagando una centralidad excesiva», y defendió que el nuevo mapa «descongestiona y descentraliza» este peso. Con esa intención, está prevista la apertura de un nuevo centro en la Barceloneta vinculado al Hospital del Mar antes del 2014, el cierre del CAS Junta de Comerç y de la narcosala Perecamps a lo largo de este año, y la ampliación del CAS Lluís Companys, añadiendo al espacio una sala de venopunción, también durante este año. La sala Baluard seguirá funcionando como narcosala y sumará un consultorio médico.

La incorporación de salas de venopunción en todos los distritos servirá, según Martí, para «agilizar» los procesos de desintoxicación. «No se pueden evitar las drogas, pero sí minimizar sus consecuencias», dijo el teniente de alcalde. Geli expuso que la planificación en cuatro áreas –Litoral Mar, Barcelona Nord, Barcelona Esquerra y Barcelona Dreta– tiene el claro propósito de «minimizar el conflicto, no ampliar la demanda». «Hay que luchar por estos enfermos mentales», añadió.

La idea es que desaparezcan modelos aislados de salas de venopunción –que técnicos y políticos insisten en denominar programas de reducción de daños–, ya que los nuevos centros abordarán el tema de forma global, ofreciendo servicios básicos de intercambio de jeringuillas, punción, educación sexual y de drogas, prevención de enfermedades y control de infecciones. La consellera argumentó que las adicciones «son trastornos mentales» y que «sufrir un trastorno mental no relacionado con drogas aumenta la probabilidad de caer en adicciones y al revés». Eso sí, la implantación del plan se plantea de forma «flexible».

5.000 TRATAMIENTOS / Durante el año pasado, Barcelona atendió en sus ambulatorios a 5.014 personas con adicciones, de las cuales un 74% eran autóctonas. Solo el 13% de los inicios de tratamiento fueron por adicciones a la heroína. El 26% fueron por cocaína, el 56%, por alcohol –con diferencia la adicción más extendida–, y el 5% por cannabis.
En cuanto a las cuatro salas de venopunción en funcionamiento en la actualidad –las dos de Ciutat Vella, la móvil de la Zona Franca y la del Vall d’Hebron– atendieron durante el 2009 a un total de 5.394 adictos en situación de exclusión social. Estos consumían en un 51% heroína inyectada y en un 38% cocaína también por vía intravenosa. El 83% de estos usuarios son hombres, el 42% tienen 30 años o menos, el 43% son españoles y solo el 26% viven en un domicilio fijo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada