domingo, 25 de abril de 2010

Deprimidos y alcohólicos por la crisis

Un estudio revela que el 25% de la población sufre problemas de salud mental por la situación económica. Un 40% usa la bebida para evadirse

El consumo de fármacos antidepresivos se ha incrementado un 10% en los últimos tres años.

La salud mental también se tambalea con la crisis. No saber aceptar la situación y reaccionar mal ante las nuevas situaciones provoca estados de depresión y ansiedad en la población. Así sugiere un estudio que ha llevado a cabo el psiquiatra José Carlos Fuentes Rocañín, en el que afirma que un 25 por ciento de las personas sufre depresiones ligadas con la crisis.

Para paliar esta situación el experto no ha dudado en señalar que la mejor receta es arroparse con el entorno, y «la familia juega un importante rol de apoyo significativo». Según el médico psiquiatra, los grupos de población con un bajo nivel de ingresos, desempleados, viudos y divorciados tienen más probabilidades de sufrir una depresión.


Más medicación
Además, en este sentido desde la Fundación Pfizer, Francisco José García Pascual, director de RSC y Comunicación, ha apuntado el aumento de un 10 por ciento del consumo de antidepresivos desde el inicio de la crisis, ya a finales de 2007, principios de 2008, hasta ahora. «Esto se traduce en que se ha pasado de unos 30 millones de unidades a 33 millones», aclara Pascual. Esta investigación, en la que han participado unas 200 personas de Madrid, Burgos y Zaragoza, se ha presentado en el marco de «Un café con...», que promueve la Fundación Pfizer.

Uno de los puntos destacables del estudio ha sido el aumento significativo del consumo de alcohol. De acuerdo con el trabajo, parece que hasta un 40 por ciento de los pacientes admite haber aumentado el consumo de bebidas espirituosas de forma notable en los últimos seis meses, un 4 por ciento se ha iniciado en el mundo de la cocaína y un 8 por ciento tendrá dependencia alcohólica. «En España, tendemos a un consumo anglosajón, es decir, se abusa demasiado y de forma puntual. Se trata de una droga legal, con una gran carga negativa con poderosos efectos hipnóticos, tranquilizadores... mucho peor que otras sustancias de abuso», manifiesta Fuentes Rocañín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada