jueves, 12 de noviembre de 2009

Políticos italianos se someten a un test sobre consumo de drogas

Los diputados intentan lavar su imagen tras varios escándalos

Los parlamentarios italianos hace ya tiempo que gozan del desprecio de buena parte de sus electores. En gran parte, merecido.

En los últimos seis meses, sin ir más lejos, el Legislativo transalpino ha aprobado tan sólo nueve leyes. Y sus señorías los senadores han trabajado una media de 8,45 horas... ¡a la semana! Por no hablar de los escándalos de sexo y drogas que en las últimas semanas han salpicado a numerosos políticos.

En un intento precisamente por lavar su deteriorada imagen pública y demostrar al pueblo soberano que el Parlamento no es el tugurio de indolencia y vicio que muchos creen, acaba de arrancar una polémica iniciativa. Desde ayer y hasta el próximo viernes 17, los parlamentarios que así lo deseen se someterán a un análisis de orina y a otro de cabellos capaces de demostrar si han consumido drogas en los últimos seis meses.

La idea se materializa dos semanas después del escándalo de cocaína y transexuales que ha sacudido a Piero Marrazzo, el dimitido presidente de la región Lazio. Y está suscitando adhesiones tan encendidas como furibundos rechazos. La mayoría de las críticas a la iniciativa procede curiosamente del mismo lugar que sus promotores: la coalición de centroderecha que lidera Silvio Berlusconi.

«Hacerse el test antidroga supone un acto de responsabilidad», señalaba ayer Pier Ferdinando Casini, líder de la UDC y uno de los primeros diputados en precipitarse a someterse al examen, al que acudió también el alcalde de Roma, Gianni Alemanno. Su partido, de hecho, promovió en la pasada legislatura una propuesta de ley para que los parlamentarios se tuvieran que someter obligatoriamente al test, una iniciativa que sus señorías rechazaron.

Hace tres años, un programa de televisión italiano analizó las muestras biológicas de 50 diputados tomadas sin que éstos lo supieran: tres de cada 10 dieron positivo en drogas. El 24% en cannabis y el 8% en cocaína. Los resultados de los actuales análisis sólo se revelarán en forma de porcentajes, sin darse a conocer nombres. Motivo por el cual muchos miembros de la oposición de centroizquierda califican esta iniciativa de pura propaganda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada