domingo, 1 de noviembre de 2009

La edad media del alcohólico se ha reducido a 30 años en una década en Albacete

La Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Albacete analizará en unas jornadas esta enfermedad en las mujeres.

«Un tóxico adictivo tanto en pequeñas como en grandes cantidades». Esta es la definición que hace del alcohol Ángel Martínez, secretario de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Albacete (Aralba). El próximo sábado 31 de octubre la asociación celebra las XXVII Jornadas sobre el Alcoholismo, que en esta nueva edición viene bajo el título de El alcoholismo femenino.

No solamente a nivel económico, político y social cambia nuestro entorno continuamente, sino que a otros niveles como en el alcoholismo, cambian los patrones. Una de los duros retos a los que se enfrenta cada día Aralba, es el de ayudar a un enfermo que no sólo es adicto al alcohol, sino que también está enganchado a sustancias como la cocaína, marihuana y heroína. Dos adicciones en una sola persona que se traducen en un costoso, valiente y posible proceso de rehabilitación.

Cambios en el consumo

Esto no queda en un aumento del policonsumo, sino que la edad media de personas afectadas por la enfermedad ha bajado casi una década. Si hace años el alcohólico tenía alrededor de 40 años, ahora el alcohólico presenta una problemática muy grave con menos de 30 años. «Una auténtica burrada», como señala Martínez.

Afortunadamente, cada día son más las mujeres que toman conciencia de los problemas que derivan del alcoholismo y se deciden a tomar solución acudiendo a Aralba. Un sector mal visto en estado de embriaguez en una sociedad machista, que enmascaraba su problema de cara a los demás, pero que por fin se ha armado de valentía para enfrentarlo y superarlo, porque el alcoholismo es una enfermedad que afecta a todos los sectores sociales.

Precisamente, el alcoholismo femenino, es el tema destacado en las XXVII Jornadas sobre el Alcoholismo que se inaugurarán el próximo sábado, 31 de octubre, a las 18.30 horas en el salón de actos de Delegación de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, antigua fábrica de harinas.

Ponencias

Será Isabel Serrano, Coordinadora de Fad y colaboradora de Aralba, la que profundice sobre la adicción en mujeres. Después José López, presidente de Aarpon, ofrecerá la segunda ponencia titulada Asociaciones: su evolución en el tiempo. Un recorrido de los cambios a nivel interno de las asociaciones y en los patrones de consumo a lo largo de la historia.

El porcentaje de personas que consigue superar la adicción es muy alto, siempre y cuando se asista a las terapias. La rehabilitación se trata de un proceso muy largo que puede durar hasta cuatro años, y requiere de un seguimiento para evitar recaídas. Muchos enfermos dejan de asistir a las terapias en unos pocos meses porque creen que ya son capaces de no volver a probar el alcohol, pero hay que tener en cuenta que unos hábitos de consumo diarios y de muchos años no se pueden superar en un corto plazo de tiempo.

Desde Aralba la rehabilitación se basada en el grupo de autoayuda, cuya base es la propia experiencia de los afectados junto con la el apoyo de una psicóloga y aprovechando los recursos asistenciales de Sescam como médicos y la Unidad de Conductas Adictivas.

Las consecuencias de esta enfermedad atacan a todo el entorno del enfermo, al familiar, laboral, social y a su propia autoestima, por lo que la atención sobre él debe ser muy especial y continúa. Si se consigue superar la adicción, es imposible que el afectado vuelva a hacer una vida normalizada.

El alcohol al fin y al cabo es una grave enfermedad que acarrea una fuerte adicción psicológica. La única droga conocida que mata tanto por sobredosis por intoxicación etílica, como por abstinencia cuando la enfermedad esta muy avanzada. Este último caso es el síndrome conocido como delirium tremens.

Las bebidas alcohólicas, compuestas por un tóxico conocido como etanol, están más que nunca bien vistas por la sociedad como consumo moderado, pero es la mima sociedad la que no perdona y humilla al que sobrepasa ese consumo moderado. La gran duda es, ¿hasta qué límite se considera moderado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada