lunes, 2 de noviembre de 2009

La Seminci aplaude un arriesgado filme catalán sobre las adicciones

‘Xtrems’, de Abel Folk y Joan Riedweg, relata seis historias de drogadicción en un formato rompedor

La película es uno de los trabajos que la Acadèmia del Cinema Català promocionará en Hollywood

¿Quién dijo que el cine es la sucesión de personaje-historia-nudo-desenlace? Xtrems es una película que demuestra que hay realizadores con ganas de experimentar y de jugar con los límites narrativos y visuales. Los polifacéticos Abel Folk y Joan Riedweg han emprendido su primera aventura cinematográfica como tándem de directores con una película que muestra la cruda realidad de las personas que sufren adicción a las drogas.

Xtrems se carga el concepto lineal del tiempo del cine clásico y brinda al espectador un aluvión de imágenes e historias donde los actores dialogan con exadictos reales. Resultado: un filme libérrimo a nivel visual que no oculta su función pedagógica. Drogarse es un infierno. Y para la pareja del que se droga es todavía peor.

A juzgar por el gran aplauso de la sala donde se proyectó –fuera de la sección oficial de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci)–, a los directores parece que no les ha salido nada mal su proyecto. Xtrems, que ha contado con el apoyo económico de TV-3, es una de las películas que la Acadèmia del Cinema Català llevará en breve a Hollywood para promocionar las producciones catalanas en EEUU. También estará presente en el festival de El Cairo. Después, la cinta estará lista para estrenarse en salas, aunque todavía no hay una fecha concreta.

Xtrems narra las miserias de seis adictos, que son «personas enfermas», según dejan claro los directores. Pero no es una película más sobre drogas. Los actores (entre otros, Sílvia Munt, Sílvia Bel y Eduard Farelo) interpretan historias basadas en hechos reales. De hecho, la cinta está trufada de pequeños pero constantes diálogos entre los intérpretes y los personajes reales (exadictos a la cocaína, alcohol, hachís...) cuyo testimonio sirvió para construir el guión. Todos ellos contaron sin tapujos a los directores cómo era su existencia cuando toda su vida dependía de meterse una raya o un porro o una botella de whisky. Más tarde, Folk y Riedweg pensaron que para «invadir de realismo» la película la mejor opción era mezclar a los actores con sus personajes.

«El filme parte de un compromiso directo con esas personas que nos regalaron la experiencia de sus vidas. Teníamos la responsabilidad de hacer públicas esas historias para que se entienda un problema sobre el que sabemos menos de lo que creemos», afirma Folk, bregado actor de cine, teatro y televisión.

GENTE «NORMAL» / No hay marginalidad en Xtrems. Los protagonistas no son unos pobres desgraciados sin ninguna opción en la vida. La película muestra a un fotógrafo de éxito, un ganadero casado y con hijos, una mujer que encuentra en el alcohol el cariño que no le da su marido... «Nuestros personajes podrían ser cualquiera de nosotros», explica Riedweg, especialista en tecnología digital.

Hablando exclusivamente del aspecto formal, la película consigue un look diferente gracias al uso de técnicas propias del videojuego y el videoclip. Por no hablar del uso del color, que consigue acentuar las emociones. «Hay que generar cosas nuevas. La mayoría de las películas se ven y se olvidan. El cine está obligado a buscar y encontrar nuevos caminos», afirman los directores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada