jueves, 26 de noviembre de 2009

Los expertos en drogas se rebelan contra Brown y rebajan el riesgo del cannabis

Los científicos británicos han sido los últimos en declararle la guerra abierta a Gordon Brown.

El «premier», cada vez más debilitado en las encuestas, ha recibido un fuerte mazazo propiciado por el Consejo Asesor sobre el Mal Uso de las Drogas después de que su máximo responsable haya sido despedido por declarar que el alcohol y el tabaco son sustancias más nocivas que el cannabis.

Cuando Brown se trasladó al número 10, la planta fue elevada a la categoría de droga dura. Los expertos nunca vieron con buenos ojos la nueva clasificación y el reputado David Nutt, el protagonista de todo el revuelo, no dudo en declarar públicamente que había sustancias mucho más nocivas.

Su cese provocó un gran escándalo y el domingo dimitieron en solidaridad otros dos miembros del consejo. El problema es que no serán los últimos.

El próximo 10 de noviembre el organismo se vuelve a reunir y 28 científicos podrían dejar plantado al «premier». Los investigadores han visto en el despido de su colega una intromisión a su independencia y otros consejos asesores se plantean presentar batalla. Si Brown no soluciona el problema, el episodio podría convertirse en el enésimo varapalo de cara a las generales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada