miércoles, 18 de noviembre de 2009

La OMS apuesta por establecer un precio mínimo legal para el alcohol

El diseño de una estrategia capaz de reducir el uso nocivo del alcohol sigue siendo un gran reto para las autoridades sanitarias

Aumentar los impuestos del alcohol o desarrollar políticas especialmente dirigidas a determinadas subpoblaciones. El diseño de una estrategia capaz de reducir el uso nocivo del alcohol sigue siendo uno de los grandes retos internacionales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) propone establecer por ley un precio mínimo e introducir leyes más rígidas que velen por el cumplimiento de esta medida.

"La limitación del precio es una de las iniciativas más eficaces que hay", afirma Josep Guardia, vicepresidente de la sociedad científica española Socidrogalcohol y médico especialista en Psiquiatría de la Unidad de Conductas adictivas en el Hospital San Pau de Barcelona.

Se trata de una medida restrictiva incluida en una guía de recomendaciones que la OMS ha elaborado a modo de borrador y que no publicará hasta el próximo año. Este tipo de decisiones son necesarias teniendo en cuenta que, actualmente, "la industria de bebidas alcohólicas y algunos gobiernos han estado ejerciendo presión contra los controles de precio", según cita una noticia publicada en el periódico británico "The Guardian".

En España, al igual que en otros países, añade el doctor Guardia, "el precio relativo del alcohol es cada vez más barato por lo que hay mayor disponibilidad. Para entenderlo mejor, una botella de whisky cuesta lo mismo hoy que hace 30 años".

En el documento de la OMS, los expertos señalan que "los consumidores son sensibles a los cambios de precios de las bebidas. Incluso esta clase de políticas pueden ayudar a reducir el consumo entre los menores de edad y la tendencia a ingerir grandes cantidades de alcohol".

Entre las "posibles intervenciones" propuestas para reducir el consumo de alcohol, la OMS también destaca: "Prohibir o restringir el uso de promociones en bebidas alcohólicas y los descuentos e incentivar las bebidas no alcohólicas".

Otro de los puntos que la OMS no quiere pasar por alto es el límite legal de alcohol en sangre para poder conducir. "Debería ser de 0,50 mg. por cada 100 mililitros de sangre, equivalente a una concentración de 0,05%". Aunque España sí cumple con este límite, en otros países como Gran Bretaña es superior, del 0,08%.

El efecto del alcohol sobre la salud

En el año 2004, 2,5 millones de personas murieron por causas relacionadas con el consumo de bebidas alcohólicas, incluyendo 320.000 jóvenes entre 15 y 29, según datos de la OMS.

Se sabe que es uno de los principales factores evitables de riesgo de trastornos neuropsiquiátricos y otras enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, la cirrosis hepática y varios tipos de cáncer.

"Tomar casi todos los días tres copas de alcohol tipo cerveza o vino, en el caso de los hombres, dos en mujeres, está asociado con el riesgo de padecer hasta 60 enfermedades médicas y psiquiátricas. Existen más probabilidades de desarrollar, por ejemplo, hipertensión, cáncer de mama", confirma Josep Guardia.

Cuando el consumo es ocasional, el que caracteriza especialmente a la población joven, el alcohol también afecta a la salud. Según el especialista, "varias consumiciones en poco rato incrementan el riesgo de sufrir accidentes y traumatismos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada