lunes, 2 de noviembre de 2009

La cuarta parte de los intoxicados por alcohol tienen menos de 14 años

La mitad de los participantes en botellones también entran en contacto con otras drogas

Alarmada por los últimos datos, Sanidade ha decidido agilizar el borrador de la ley contra el consumo en menores

Los datos sobre consumo de alcohol por menores en Galicia son tan contundentes que la Consellería de Sanidade, preocupada seriamente por un problema creciente, agiliza la redacción del borrador para intentar sacar lo antes posible el anteproyecto de la Lei de Prevención de Consumo de Alcohol en Menores.
El principal objetivo de la nueva norma es extirpar a los chavales del botellón e intentar preservarlos de la ingesta hasta los 18 años.

Según las cifras que maneja la Xunta, las intoxicaciones etílicas atendidas por el 061 en Galicia aumentaron un 70% desde el año 2000, y de los 800 afectados de los que hubo constancia el año pasado, más del 25% eran menores de 14.

La gravedad de estos datos y la necesidad de atajar cuanto antes el problema es lo que el departamento de Pilar Farjas está trasladando a los distintos sectores relacionados con el asunto (educadores, padres, médicos...) en una rueda de contactos que terminará de perfilar el texto definitivo. El argumento de la consellería en estos encuentros es doble: «Aumenta a frecuencia de episodios de consumo excesivo» y «existe evidencia de riscos graves para a saúde, como enfermidades neoplásicas, cardiovasculares, hepáticas, mentais e neurolóxicas».

Evitar la participación de los menores de edad en el botellón, que se ha convertido en un fenómeno social, es uno de los pilares de la ley, tras detectar Sanidade que la práctica totalidad de los adolescentes que consumen alcohol (98%) lo hacen el fin de semana, y que más de la mitad de los jóvenes gallegos admiten haberlo consumido en el último año.

El espíritu de esta ley, según fuentes de la consellería, es esencialmente «de protección» al menor, porque cuando el consumo abusivo de alcohol se inicia antes de los 14, la mitad de los casos terminan en adicción, y porque el 50% de los participantes en botellones también tienen contacto con otras drogas, lo que convierte esa actividad en un trampolín psicotrópico de gravísimas consecuencias para los niños de 10, 11 o 12 años que toman parte en ella los fines de semana.

En ese sentido, la consellería recuerda que «o motivo máis habitual de consumo de alcohol en menores derívase de motivacións por influencia social»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada