lunes, 21 de diciembre de 2009

Secuenciados los genomas del cáncer de pulmón y del melanoma

Los genomas de dos tipos de cáncer, un melanoma maligno y un cáncer de pulmón, han sido secuenciados en lo que constituye el primer análisis comprensivo de genomas cancerígenos. Ambos estudios, publicados en el último número de la revista «Nature», parten de las causas conocidas de esos tipos de cáncer -la exposición a radiaciones ultravioletas y el humo de los cigarrillos, respectivamente- y permiten comprender mejor la relación entre los mecanismos de mutación y reparación del ADN durante el progreso de la enfermedad.

Las dos investigaciones, realizadas por el Wellcome Trust Sanger Institute, utilizan nuevas tecnologías para descodificar el genoma del tejido de ambos tumores y de tejido normal del pulmón con cáncer y de una paciente con melanoma maligno. Al comparar la secuencia del genoma del cáncer y del tejido sano se puede establecer los cambios en el organismo. Todas las células del cáncer llevan mutaciones genéticas que se acumulan a medida que la célula avanza en la enfermedad.

En el primer estudio, el profesor Mike Stratton y el resto del equipo de investigadores logra secuenciar una línea de células de melanoma originalmente derivada de un tumor, padecido por un hombre de 43 años. Muchas de las mutaciones identificadas ofrecen rastros de daño en el ADN ocurrido como consecuencia de exposición a la luz ultravioleta, que es un conocido factor de riesgo en el melanoma.

15 cigarros, una mutación
En el segundo estudio se secuencia el genoma de una línea de células de cáncer de pulmón. En él, profesor Statton y los demás investigadores encuentran las mutaciones características de carcinógenos presentes en el humo del tabaco y que se sabe que operan mutaciones en el ADN. El número de mutaciones halladas sugieren que un fumador típico adquiere una mutación por cada 15 cigarrillos consumidos.

En ambas investigaciones se han hallado evidencias de que han intervenido procesos reparadores de ADN celular, aunque finalmente no han sido completados con éxito. También ofrecen información sobre las causas de la formación del tumor, cómo el entorno puede marcar la progresión del cáncer y los procesos que intentan limitar el daño.

«Casi diez años después de la primera secuencia de genoma humano todavía tenemos mucho que hacer con los paisajes desbaratados de los genomas del cáncer», explica el doctor Peter Campbell, del Wellcome Trust Sanger Institute. Al identificar todos los genes de cáncer seremos capaces de desarrollar nuevos medicamentos que se dirijan a los genes mutados y determinar qué pacientes se beneficiarán de los nuevos tratamientos».



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada