lunes, 28 de diciembre de 2009

La tasa de fumadores aumenta un 7% con la actual ley antitabaco

La oposición apoyará la prohibición de fumar en todo lugar público cerrado - Sanidad espera que la nueva norma esté aprobada en junio
Si uno de los objetivos de la ley antitabaco que entró en vigor el 1 de enero de 2006 era reducir el número de fumadores, ha fracasado. Los datos de la Encuesta Europea de Salud 2009 que ayer adelantó el Instituto Nacional de Estadística muestran que, desde que se prohibió consumir tabaco en los centros de trabajo, la proporción de personas que se declaran fumadoras (habituales u ocasionales) ha aumentado un 6,68% (ha pasado del 29,5% al 31,5% de los mayores de 16 años).

Los expertos tienen puestas sus esperanzas en la futura norma, que prohibirá fumar también en todos los lugares de ocio cerrados. Sanidad ya la ha debatido con los grupos parlamentarios. Fuentes de la negociación admiten que ha sido "en general muy bien recibida". Sanidad espera enviar el borrador al Congreso en febrero, para que se apruebe en junio, al final de la presidencia europea de la UE.

Porque lo que está claro es que limitar el consumo de tabaco no ha sido aliciente suficiente para que las personas dejaran de fumar. La ley de 2006 no era una prohibición total: se centraba en los lugares de trabajo, pero dejaba la mano abierta a los lugares de ocio.

Para Ángeles Planchuelo, presidenta de la Comisión Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), los datos no son una sorpresa. "Coincide con los nuestros, e indican que hay que avanzar en la ley", afirma. Planchuelo admite que un estudio de la Sociedad española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) hecho al año de entrar en vigor la ley calculaba que un millón de personas había dejado de fumar. "Pero ese efecto parece que se ha pasado", admite. Y cree que se debe a que, al no ser la restricción total, no es efectiva para desanimar a los nuevos fumadores. "Esto es especialmente importante en los niños y adolescentes. Si ven que en los lugares de ocio se puede fumar, lo asumen como algo normal; es un proceso especular", indica la médica.

"En cambio, si la prohibición fuera total (en todos los lugares públicos cerrados), el impacto sería mucho mayor. Es lo que se ha visto en otros países. Porque, además, ese efecto se notaría mucho en los hogares". Precisamente, éste es uno de los aspectos que destaca el INE en su avance de los datos: que un tercio de los niños están sometidos al humo del tabaco en su casa, porque sus propios padres fuman delante de ellos.

También José Miguel Sánchez Torres, secretario del Grupo Español de Cáncer de Pulmón, manifiesta que es importante que las "medidas se apliquen estrictamente". "Los datos son preocupantes, sobre todo porque se ve que el porcentaje de ex fumadores se mantiene, y eso quiere decir que los nuevos fumadores son, sobre todo, jóvenes. Por eso digo que podemos hacer las cosas mejor".

Y el médico del Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre de Madrid, recalca que apoyan la ley anunciada, pero no sólo eso. "Hay que insistir en la publicidad y en la regulación de la venta", señala con la vista puesta en los más jóvenes.

Precisamente la semana pasada, el Senado aprobó, dentro de la ley ómnibus de prestación de servicios, una aclaración para que las máquinas expendedoras no estén al alcance de cualquiera. Ni en "áreas anexas o de acceso previo a los locales", afirma.

Lo que parece claro es que los bares, del tamaño que sean, podrán seguir vendiendo tabaco. Es la contrapartida del Gobierno a una prohibición que ha sentado muy mal al sector, que afirma que, en contra de lo que ha pasado en otros países, como Italia e Irlanda, donde la prohibición no ha afectado a los negocios, perderá 11.000 millones de euros.

Más obesos, menos gordos
El sobrepeso y la obesidad se estancan en España. Si en 2006 la proporción de españoles que tenía un índice de masa corporal (el peso en kilos dividido por la altura en metros al cuadrado) superior a 25 era del 53,4%, en 2009 el porcentaje es del 53,8%. Pero los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican dos tendencias claras: los más gordos, los obesos (con un índice de masa corporal superior a 30), son cada vez más: han pasado del 15,56% al 17,08%. Y, se observa que, de este aumento, los mayores responsables son los hombres: ellos engordan más (un 18,6% es obeso); ellas, se mantienen (lo son el 15,6%).

Pero la Encuesta Europea de Salud de 2009 da muchos otros datos sobre el estado de los españoles, según ellos mismos los cuentan.

- Alcohol. Un 35% afirma que no lo prueba nunca. En 2006 eran el 31,4%. Las diferencias entre sexos son de las más altas de todas las variables estudiadas. El 47% de las mujeres dice que es abstemia, el doble que los hombres (lo dice el 22%). En el otro extremo, un 12,7% dice que bebe todos los días (un 20% de los hombres y un 6% de las mujeres).

- Enfermedades crónicas. Las cuatro más frecuentes son la hipertensión (la tiene un 20,7% de la población), la artrosis, artritis o reumatismo (otro 20,7%), el colesterol alto (el 15,9%), y la depresión, ansiedad u otras dolencias mentales, que padece el 13,8%. En general, las mujeres están más afectadas. En cambio, entre los niños son los varones lo que tienen peor salud. Sobre todo, sufren de alergia (el 11,6%) y asma (el 6,6%).

- Estado general. A pesar de estas dolencias, el 69,8% de los españoles considera que su estado de salud es "bueno" o "muy bueno". En 2006, eran el 66,5%. En el otro extremo, también aumenta el número de quienes creen que está mal o muy mal. Eran el 8,7% en 2006, y son el 9,4% en 2009. También aquí hay un claro sesgo de género: en general, las mujeres, aunque viven más años, dicen que están peor. También van, en consecuencia, más al médico. El otro gran factor es la edad. La proporción de los mayores de 74 años que dicen que su estado es bueno o muy bueno es la mitad que la de la población general (el 34,3%).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada