miércoles, 2 de diciembre de 2009

El alcoholismo, principal causa de pancreatitis en México

Uso de medicamentos diuréticos condiciona desarrollo de la enfermedad.

La pancreatitis es un padecimiento grave provocado por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y por la presencia de piedras en la vía biliar (ductos que transportan la bilis del hígado al duodeno), que al obstruir el colédoco distal (otro conducto biliar), causa inflamación de la glándula pancreática. Ambas causas representan cerca del 80 por ciento de los casos de la enfermedad en población adulta, señalan especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La inflamación del páncreas se presenta comúnmente en forma aguda en nuestro medio; su forma crónica es una alteración progresiva para la que no hay curación disponible, señaló el gastroenterólogo Juan Manuel Blancas Valencia, jefe de la Unidad de Endoscopia del Hospital de Especialidades Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI.

Los síntomas propios de la enfermedad son: intenso dolor abdominal en la boca del estómago, que se acompaña de náusea y vómito; parálisis de los intestinos, que se manifiesta como inflamación, el paciente tiene problemas para defecar y tiene un ataque de estreñimiento agudo.

El especialista dijo que 80 por ciento de los cuadros de pancreatitis aguda tienen evolución benigna, es decir, con adecuado soporte médico, el paciente supera las molestias en un período que va de tres a siete días.

La mayoría de los casos de pancreatitis aguda son leves, alrededor del 80 por ciento; pero el resto evoluciona a grave cuando no se establece en forma temprana un tratamiento intensivo a nivel hospitalario, lo que conlleva a tener una mortalidad muy alta, precisó el gastroenterólogo del IMSS.

Otras causas menos comunes son la micro litiasis -piedras muy pequeñas que se conocen como lodo biliar-; disfunción del esfínter de Oddi y alteraciones en los conductos.

El esfínter de Oddi, válvula muscular de cuatro a 10 milímetros que rodea la salida del conducto biliar, lleva este nombre por el médico Ruggero Oddi, quien lo describió en 1887. Su función es regular el flujo biliar y la secreción externa pancreática, así como prevenir el reflujo del duodeno al conducto biliar.

En su forma normal, el esfínter está cerrado, se abre al ingerir comida, a fin de que los jugos digestivos biliares y pancreáticos ingresen en el duodeno y se mezclen con los alimentos para la digestión.

Otra causa que lleva a la pancreatitis, dijo el especialista, es el trauma, pues cuando una persona sufre un accidente automovilístico, el cinturón de seguridad la golpea a nivel de la glándula pancreática, lo que puede condicionar inflamación.

Algunas infecciones, como el virus que provoca inflamación de la glándula parótida (la mayor de las glándulas salivales), puede llevar a pancreatitis aguda; así como el uso de medicamentos diuréticos (sustancia que al ser ingerida provoca una eliminación de agua y sodio en el organismo, a través de la orina), aunque en este caso el riesgo es muy bajo, cerca de cinco por ciento, puntualizó.

Ante los primeros síntomas, los especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social realizan un estudio que determina los niveles de amilasa y lipasa, enzimas que produce el páncreas y que normalmente desembocan en el intestino, para confirmar o descartar el padecimiento.

Hasta ahora no hay ningún medicamento que resuelva la inflamación de la glándula pancreática, por lo que si la causa es abuso de alcohol, el paciente debe evitarlo.

La recomendación más importante, afirmó el doctor Blancas Valencia, es evitar el consumo de alcohol a temprana edad, ya que la población económicamente activa, de entre 20 y 50 años, es la más afectada por pancreatitis aguda. Ante un dolor abdominal que dura más de 24 horas, lo ideal es no automedicarse y acudir a la Unidad de Medicina Familiar para que el médico indique los estudios necesarios y así establecer el diagnóstico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada