martes, 15 de diciembre de 2009

Manguerazos contra el botellón


El Ayuntamiento de Madrid regará las plazas para evitar que se beba en la calle

Habitualmente el Ayuntamiento de Madrid riega las calles por de madrugada como parte de los trabajos de limpieza, pero ayer, la estampa en la plaza Vázquez de Mella aunque similar, no perseguía el mismo objetivo. Porque anoche, lo que se quería «barrer» de las aceras, era el botellón.

Que los jóvenes «acampen» en determinadas zonas y comience a correr el alcohol antes de estrenar la fiesta en algún bar, es una realidad en algunos barrios de la capital. Por eso, y para sumar más enteros a la campaña anti botellón, el Ayuntamiento ha ideado una fórmula innovadora para que los que tienen por costumbre beber en la calle, lo tengan todavía más difícil.

Como parte del dispositivo de seguridad de Navidad, el Consistorio madrileño con el frío invernal como aliado, disuadirá a los amantes de la fiesta en la calle a golpe de manguera. Es decir, con baldeos preventivos. Cada noche, especialmente el fin de semana y los días de Nochebuena, Nochevieja y la Noche de Reyes, los Servicios del Limpieza Urgente del Ayuntamiento (Selur) en colaboración con la Policía Municipal, regarán míticas plazas que suelen ser pasto del botellón. Así, Vázquez de Mella, Chueca, Dos de Mayo y Barceló, por ejemplo, se mojarán, para evitar que, al menos, los jóvenes botelloneros no puedan sentarse en ninguna parte hasta que se seque y aparquen las bebidas y el hielo.

La eficacia de esta medida «refrescante» y original se comprobará al término de las fiestas. Será entonces cuando el balance indique si han funcionado los manguerazos del Ayuntamiento.

No todo en Navidad es beber, pero si es un período en el que las comidas, cenas y celebraciones invitan a brindar por el año que se va y el que vendrá. Por eso, además, la Policía Municipal quiere llegar a las 10.000 pruebas de alcoholemia en estas fechas.

En Nochevieja se vallarán todos los accesos a la Puerta del Sol para que, mediante un pasillo, los agentes puedan detectar a aquellas personas que porten objetos susceptibles de ser utilizados, en un momento dado, como elementos de agresión e incluso botellas o envases de vidrio que pudieran servir como arma arrojadiza.

Este Plan Especial comenzará a las ocho de la tarde y se prolongará hasta altas horas de la madrugada. Contará con 200 efectivos, entre Policía Municipal, agentes de Movilidad y miembros de Samur-Protección Civil. La Noche de Reyes se desplegará un dispositivo similar con 160 efectivos entre policías y agentes de Movilidad a los que se sumarán 300 personas de los servicios de emergencia y personal del Selur.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada