sábado, 5 de diciembre de 2009

El ayuntamiento duda ahora si abrir narcosalas en tres nuevos distritos

• Carles Martí afirma que la decisión se tomará antes de abril del 2010

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Carles Martí, puso ayer sordina al anuncio que hizo el martes la concejala del distrito de Ciutat Vella, Itziar González, sobre la segura apertura de narcosalas en tres nuevos distritos de la ciudad: Les Corts, Gràcia y Sant Martí. González había querido así explicar a los vecinos de su distrito que el ayuntamiento está dispuesto a abordar la distribución de estos equipamientos por todo el municipio.

Martí reconoció que los tres distritos son los que «tienen más números» de contar con una de estas instalaciones, pues son los que presentan mayor conflictividad, aunque pospuso la decisión final hasta el primer trimestre del año que viene. La decisión se tomará conjuntamente con la Conselleria de Salut dentro del consorcio sanitario que crearon ambas administraciones.

Martí negó que su declaración fuera una desautorización de las palabras de González en el pleno del distrito y recordó que el plan contra la droga ya prevé la apertura de hasta tres tipos de centros de atención a drogodependientes --de seguimiento, de reducción de daños (o propiamente narcosalas) y de tratamiento-- por área. La concejala también aseguró a los vecinos de Ciutat Vella que había arrancado el compromiso de que la puesta en marcha de una nueva en la calle del Rec Comtal, en el distrito, se haga después de abrir las otras tres salas.

NARCOSALAS LATENTES / Martí señaló que estas instalaciones no tienen por qué estar abiertas todas y simultáneamente, sino que pueden estar «latentes» en espera de que exista una demanda. El también presidente del distrito de Ciutat Vella reconoció que, mientras algunas zonas de la ciudad están desatendidas, Ciutat Vella --y en especial el Raval sur, donde está la sala Baluard-- está «sobrecargada de personas que no son del barrio».

Martí defendió la existencia de las narcosalas, de las que afirmó que «prestan más buen servicio que causar problemas», lo que ejemplificó con el continuo descenso de las muertes por sobredosis en la capital catalana.

El líder municipal del PP, Alberto Fernández, calificó por la mañana de «sorprendente» el anuncio que había hecho la concejala de Ciutat Vella, y auguró un desmentido alegando que no sería la primera vez que el ayuntamiento es «errático» en sus políticas


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada