lunes, 2 de agosto de 2010

CRUZ ROJA Y SU SANA CORREA DE TRANSMISIÓN

Abordan en un curso las consecuencias que acarrean las drogas, la anorexia y la mala información de la sexualidad

Cruz Roja se apunta al refrán 'es mejor prevenir que curar' con una serie cursos desarrollados ayer en el Centro de Nuevas Tecnologías con el fin de «facilitar los conocimientos básicos» y transmitir valores a los jóvenes para que adquieran hábitos saludables, según explicó a este diario la monitora Leticia Lizcano.
Los cursos se han dividido en módulos para tratar en cada uno de ellos temas específicos. De este modo se abordaron las consecuencias que acarrean las drogas y la anorexia y bulimia, así como todo lo relacionado con la sexualidad y el sida. Los jóvenes que asistieron al curso (algunos eligieron un módulo y otros todos) salieron «muy contentos» porque, «aunque crees que tienes información y sabes todo, te das cuentas que no es así cuando asistes a estos cursillos», señaló una de las jóvenes que prefiere mantener el anonimato. De su lado, la monitora explicó que los cuatro módulos impartidos están dentro del programa de salud de Cruz Roja y dijo que el fin es ofrecer a los jóvenes una información precisa para que adquieran hábitos saludables y también para que puedan transmitir estos conocimientos a otros adolescentes. El objetivo principal, añadió, es la prevención. De ahí, la importancia de estos cursos que persiguen informar a grupos para que luego tengan la oportunidad de enseñar los conocimientos adquiridos a otros jóvenes. «Una correa de transmisión sana», precisó la monitora.

Al curso (los cuatro módulos) asistieron cerca de veinte jóvenes, algunos de ellos latinoamericanos, de entre 16 y 30 años.

Los módulos que despertaron mayor interés fueron el de sexualidad y el de drogas. «Tanto los chicos como las chicas han participado activamente en el curso, tomándoselo en serio y demostrando un alto grado de madurez aunque algunos son muy jóvenes».

Leticia Lizcano explicó que en el módulo que trató la enfermedad del sida hicieron una representación, simulando situaciones reales para que los jóvenes conocieran la realidad de estas personas, su sufrimiento y rechazo.

El fin, recalcó la monitora, es que aprendan con un supuesto práctico a ayudar y también a afrontar situaciones derivadas del dolor y la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada