miércoles, 3 de marzo de 2010

Trinidad Jiménez «Sería una irresponsable si no reformara la ley; en 2010 tendremos una España sin humo»

Es la voz de la Sanidad y está decidida a que este mismo año tengamos una España libre de humos, por impopular que para algunos resulte la medida. Trinidad Jiménez (Málaga, 1962) es, a pesar de todo, la cara amable del Gobierno y sigue teniendo una ilusión desbordante, casi contagiosa, con su trabajo del día a día

Además de sus compromisos nacionales, la ministra Jiménez tiene cerrados en su apretadísima agenda varios viajes internacionales, entre ellos una importante reunión con su colega norteamericana, que se celebrara en Washington en los próximos días. Sin embargo, no se queja y, aunque en abril se cumple un año desde que asumió la cartera, mantiene, como en formol, la ilusión y el empuje del recién llegado. Cuando le preguntas si teme quedarse fuera en una probable remodelación ministerial, se encoje de hombros, niega la mayor y señala que su única preocupación es poner su grano de arena para que España salga del agujero. Es tan optimista como su mentor.


Pregunta.- ¿Tendremos una España sin humo en el 2010, aunque la medida sea impopular?

Respuesta.- No es impopular. Es una reforma que ha sido muy bien acogida por la sociedad española. Según nuestros sondeos, entre el 60 y el 70% de la población está a favor de la reforma de la Ley del Tabaco que redunda en una ampliación de los espacios públicos libres de humo. Y hay un gran consenso con los partidos políticos, por lo que, efectivamente, puedo afirmar que en 2010 tendremos una España sin humo.

P.- ¿Y no cree que vaya a tener la oposición de ningún partido?

R.- Tengo ya la mayoría suficiente para sacar adelante la reforma, pero quiero que tenga un amplio respaldo político. Como ministra de Sanidad sería una irresponsable si no hiciera esta nueva ley, ya que el tabaco es la primera causa de muerte en el mundo, y también tengo la obligación de proteger la salud de los trabajadores de la hostelería.

P.- Y los empresarios que han hecho reformas con la ley del 2005, ¿recibirán ayudas? Porque habría una situación de inseguridad jurídica si la ley cambia cada cinco años...

R.- No hay ninguna inseguridad jurídica y, además, han sido muy pocos los locales que han sido reformados. En total, estimamos que unos 4.000 en toda España, es decir, alrededor de un 1%, y la reforma ha supuesto una inversión media entre 8.000 y 15.000 euros, por lo que, transcurridos cinco años, ha sido ya amortizada. No obstante, estamos pensando introducir en el debate parlamentario algún gesto que suponga un reconocimiento a aquellos establecimientos que, responsablemente, decidieron ajustarse a la norma.

P.- Si se abren locales privados sólo para fumadores, ¿también se les perseguirá hasta el amanecer?

R.- Como usted dice, serían locales privados, o lo que se llama clubs privados. Evidentemente, el Gobierno ni entra ni puede impedir que existan locales privados exclusivamente de fumadores. La regulación es sólo para locales públicos.

P.- Un inciso, ¿la Seguridad Social me tratará a mí como fumadora de igual manera que a los drogadictos y me pagará mi desintoxicación como a ellos les paga la metadona?

R.- En ningún país donde se ha implantado la norma de ampliación de espacios públicos libres de humo se incluye la desintoxicación, porque los tratamientos farmacológicos conocidos hasta el momento no son concluyentes en cuanto a su éxito. Lo que sí podemos contemplar es el caso de lo que llamamos grandes dependientes, que necesitan algún tipo de ayuda para dejar de fumar. Por otro lado, hay dos comunidades autónomas en España que sí están ofreciendo el tratamiento de desintoxicación del tabaco y estamos evaluando el grado de éxito para tomar una decisión al respecto.

P.- Pues han elegido el peor momento para hacerlo. ¡Es lo que le faltaba a la hostelería en plena crisis!

R.- Cuando se aprobó la ley del 2005 no se cumplieron las previsiones negativas que hicieron los hosteleros, y en los países donde hay una política similar tampoco ha habido perjuicio para el sector, por lo que es previsible que en España pueda ocurrir algo parecido. Nuestro país está preparado culturalmente para una reforma de estas características y no habrá perjuicios económicos.

P.- Finalmente, ¿qué se hará con las vacunas sobrantes de la gripe A? ¡Menudo pufo el de la OMS!; muchos creen que ha habido demasiado negocio por detrás...

R.- Aunque hicimos una reserva inicial de 37 millones de dosis, finalmente sólo se han necesitado 13 millones y el resto las hemos devuelto, lo que ha supuesto un ahorro de 170 millones de euros. Posiblemente enviaremos las vacunas sobrantes a países de América que no han recibido dosis. Pero en España se gestionó muy bien la compra, la distribución y la campaña de vacunación.

P.- Pero admita que la OMS creó una alarma innecesaria y habrá que pedir responsabilidades.

R.- Yo diría que ha actuado correctamente. Pandemia significa, no tanto una mayor agresividad del virus, sino un alto índice de contagio. La obligación de la OMS era alertar a los gobiernos y la de los gobiernos, adoptar todas las medidas para mitigar los efectos de la enfermedad.

P.- ¿Y el Sistema Nacional de Salud corre riesgos a 20 años vista, como ocurre con las pensiones, o podemos estar tranquilos?

R.- Tenemos un magnífico Sistema Nacional de Salud. Es el servicio público más apreciado por los ciudadanos y tiene un alto grado de excelencia, calidad y cohesión. Es sostenible, eficiente y muy eficaz, y el gasto en Sanidad es dos puntos por debajo de la media de la UE. No hay riesgos ni a corto ni a largo plazo, aunque tenemos que trabajar para garantizar una mayor cohesión, calidad, equidad y eficiencia.

P.- Con la que está cayendo, ¿era necesario abrir el tema de las pensiones si, como dicen todos, no corren riesgo hasta dentro de 20 años?

R.- El presidente del Gobierno viene trabajando desde hace meses en medidas que nos permitan salir de la crisis en los próximos años. Para el Gobierno habría sido muy cómodo no introducir el debate de las pensiones, puesto que están garantizadas hasta 2035 y a este Gobierno no le va a tocar gestionar la situación de la sostenibilidad. Abrir el debate es un gesto de responsabilidad pensando en las futuras generaciones.

P.- Será así, pero ustedes han dado una imagen de improvisación total con esa propuesta de aumentar el cómputo de 15 a 25 años que duró 24 horas. Da la sensación de que Zapatero no sabe adónde va...

R.- Cuando empezaron los primeros síntomas de la crisis, la primera decisión del presidente fue consolidar el sistema financiero. Después se han tomado otras medidas para suplir la falta de actividad privada con una mayor inversión pública -de ahí los 8.000 millones del plan E- y frenar la fuerte caída del empleo. La Ley de Economía Sostenible sentará las bases de crecimiento de un nuevo modelo productivo. El Gobierno tiene una hoja de ruta muy clara y no improvisa. Y ya está ejecutando el plan para que salgamos adelante.

P.- Tal vez tenga razón, pero mañana los sindicatos han convocado manifestaciones contra el «pensionazo». ¿Esto puede hacer saltar por los aires la paz social?

R.- Que los sindicatos muestren su disconformidad con una propuesta del Gobierno, no significa romper la paz social. Los sindicatos tienen legitimidad para mostrar su rechazo hacia una propuesta que el Gobierno lleva al Pacto de Toledo de manera responsable para garantizar la sostenibilidad de las pensiones.

P.- A usted, que es persona cercana al presidente, ¿no le preocupa la caída en picado de su credibilidad?

R.- El presidente ha demostrado que tiene gran capacidad de reacción. En una época de crisis profunda, la más grave en los últimos 80 años, es normal que sea el presidente del Gobierno quien reciba las mayores críticas, y él lo acepta. Además, el PP, en vez de ponerse al lado del Gobierno para remar juntos, ha optado por la crítica total con una estrategia dirigida a erosionar la figura de Zapatero. Ellos sabrán, pero España saldrá de la crisis sin el PP, porque éste es un gran país.

P.- ¿De verdad cree que el PP no quiere sacar a España de la crisis?

R.- El PP ha demostrado una gran irresponsabilidad desde el comienzo de la crisis. Se ha limitado a criticar y no ha presentado una sola propuesta, ni un solo elemento constructivo. Ha demostrado tener muy poco sentido de Estado. En este momento, afortunadamente lo peor de la crisis ha pasado y esa situación de emergencia de la que ahora quiere hablar el PP ya no existe.

P.- ¿Que el PP acuda a la reunión del pacto no es un buen síntoma?

R.- El PP ha expresado su disposición al diálogo, y espero que acuda a la reunión del pacto con voluntad de llegar a un acuerdo. Es lo que requiere la situación actual.

P.- La pregunta es cuándo empezaremos a ver la luz, porque los ciudadanos están angustiados.

R.- El presidente sacará a España de la crisis, no le quepa la menor duda, y en el primer semestre de este mismo año empezaremos a salir del túnel. Debemos tener confianza en la fortaleza del país.

P.- ¿En el PSOE se plantean la posibilidad de que el cartel electoral sea otro distinto a Zapatero?

R.- Nadie en el PSOE contempla otro cartel que no sea el de José Luis Rodríguez Zapatero. Es el mejor líder, una opción ganadora, y está en su derecho de anunciar su candidatura cuando lo vea conveniente.

P.- ¿Hay nerviosismo en el Consejo de Ministros ante una probable remodelación del Gobierno tras el semestre europeo?

R.- En el Consejo todos trabajamos en el ámbito de nuestras competencias para sacar a España de la crisis. Pensar si va a haber o no una remodelación sería una frivolidad por nuestra parte. Ésa es una prerrogativa exclusiva de Zapatero.

P.- ¿Reducir el número de ministerios y de asesores es el chocolate del loro o el Gobierno debería predicar con el ejemplo de la austeridad?

R.- La reducción del gasto público, por mucho que uno le dé vueltas, no se logra con una reducción de ministerios ni de asesores, sino tomando medidas de ajuste como las que hemos aplicado y que impliquen a todas las administraciones. Hemos contenido el gasto público y el plan de austeridad ha supuesto por ahora 5.000 millones de euros de ahorro.

P.- Lo que parece que se complica es el caso Faisán. ¿Les preocupan las consecuencias de este asunto?

R.- Desde el primer momento en que se tuvo conocimiento de los hechos, el Ministerio del Interior actuó y los presuntos responsables fueron puestos a disposición de la justicia. El ministro del Interior ha actuado en este caso de manera impecable, con corrección jurídica y ajustándose a la ley. Ahora hay que esperar a que la Justicia haga su trabajo.

P.- Vamos, que el chivatazo no se dio por una orden política…

R.- En absoluto, en absoluto. Ningún responsable político dio esa orden. Nosotros no tenemos más que añadir que lo que diga la justicia.

P.- ¿Cree que Garzón es intocable o estamos asistiendo al declive de su carrera como juez estrella?

R.- Nadie es intocable, ni nadie está por encima de la ley. Dicho esto, para mí, el juez Garzón es una persona intachable que ha dado pruebas a lo largo de su trayectoria de honestidad y de compromiso con la Justicia. Es muy injusto, muy injusto, todo lo que le está pasando ahora. No me gusta ver al juez Garzón teniendo que responder a ese tipo de acusaciones y considero injusto el proceso que hay abierto contra él.

P.- ¿Para cuándo tendrá listo el famoso pacto de la Sanidad? Mójese, dígame una fecha.

R.- Hay un clima de diálogo muy bueno con las comunidades autónomas para seguir trabajando por la cohesión del Sistema Nacional de Salud y su sostenibilidad. Estos dos elementos, cohesión y sostenibilidad, están haciendo posible el pacto. Me mojo. Creo que en marzo tendremos un gran pacto por la Sanidad.
LA ENTREVISTA DE ESTHER ESTEBAN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada