lunes, 22 de marzo de 2010

Dejar de fumar no solo es cuestión de voluntad

Un estudio revela que es necesario acompañar el intento con medicación

Para dejar de fumar no solo hace falta voluntad, sino también apoyo médico. Esta es la conclusión de una encuesta realizada para la compañía biomédica Pfizer, que destaca que ocho de cada diez españoles que se propusieron abandonar este mal hábito en Año Nuevo ya han recaído. Según el estudio, de los cerca de 3,9 millones de fumadores de este país que intentaron dejar de fumar para siempre el 1 de enero de este año, casi la mitad (48%) habían fracasado en el intento ese mismo mes, cifra que en febrero aumentó hasta el 67%. Además, se prevé que el porcentaje se eleve hasta el 80% a finales de marzo.

Los resultados de la investigación ponen de manifiesto que el método más usado para dejar de fumar sigue siendo la fuerza de voluntad, con un 66%. Sin embargo, es evidente que esta vía no funciona y tan solo el 3% de los fumadores que han intentado abandonar el tabaco mediante ese método siguen libres de humo pasado un año.

«Los fumadores deben saber que para dejar de fumar son imprescindibles dos cosas. Primero, querer dejarlo; es decir, estar determinados en la realización de un serio esfuerzo por lograrlo. Y segundo, y no menos importante, recibir la medicación adecuada», asegura el doctor Carlos Jiménez Ruiz, coordinador del área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Este experto señala que cuando un fumador hace un serio esfuerzo por dejar ese vicio y no lo acompaña de un tratamiento médico adecuado, sus posibilidades de éxito no superan el 10%. Por el contrario, cuando realiza el mismo intento y usa un tratamiento médico, sus posibilidades se multiplican por cuatro o por cinco.

En España, el 82% de las personas perciben el tabaquismo como un estilo de vida, mientras que cuando se les pregunta específicamente sobre la adicción a la nicotina, el 64% la clasifican como una enfermedad. La visión equivocada del tabaquismo como un hábito social que solo requiere fuerza de voluntad para dejarlo es la responsable de que hoy algo más de un tercio de los fumadores (37%) no se planteen de forma activa acudir a un especialista para abandonar el tabaco, y de que el 13% ni siquiera hayan hablado del asunto con su médico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada