domingo, 14 de marzo de 2010

CiU y PSOE pactan eliminar los anuncios de vino y cava en televisión

Convergencia i Unió (CiU) ha llegado a un acuerdo con el PSOE para prohibir la publicidad de bebidas alcohólicas de menos de 20 grados en la televisión, lo cual afectaría a los sectores de la cerveza, el vino y el cava, sectores éstos últimos muy importantes en la comunidad catalana. Asimismo, ambas formaciones rechazan que la sede del Consejo de lo Audiovisual español tenga su sede en Barcelona, tal como había propuesto el PP.

La postura de nacionalistas y socialistas se plasmó ayer en la votación en el Senado del proyecto de la Ley General de la Comunicación Audiovisual, aprobado con los votos de PSOE, CiU y Coalición Canaria, la abstención del PP y el voto en contra de PNV y ERC. El proyecto volverá ahora al Congreso de los Diputados.

La crisis económica ha hecho mella en el sector industrial en general y en el del vino y el cava, en particular. La posible supresión de la publicidad televisiva de esas bebidas de menor graduación no aliviará precisamente la situación de este ámbito, que apenas ha logrado recuperarse del boicot al cava propiciado por los embistes antiespañoles del dirigente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira. El pacto político pone fin, asimismo, a los famosos anuncios de cava navideños.

La señal no será gratis

La entente entre CiU y PSOE, que los socialistas pretenden hacer extensiva a otros proyectos legislativos, se plasmó ayer en el Senado con la transacción de una enmienda por la cual se elimina del proyecto salido del Congreso la obligación a las cadenas privadas de ceder gratis su señal a las plataformas de cable y satélite. Ya sólo TVE y las cadenas autonómicas públicas tendrán obligación de hacer esta cesión de balde, mientras las privadas deberán recibir a cambio una contraprestación tras una negociación entre las partes.

El proyecto superará su último escollo el día 18, cuando recibirá el refrendo definitivo en el pleno del Congreso. Al término del debate, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, expresó su «alegría» por la luz verde que encontró en la Cámara Alta esta ley «tan importante». Por contra, el senador del PP por Valencia, Pedro Agramunt, acusó a De la Vega de impedir el conseso y actuar como «la Santa Inquisición».


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada