lunes, 18 de enero de 2010

Un estudio pionero relaciona el consumo de drogas en vacaciones con los actos violentos

Una nueva investigación que acaba de publicar la revista European Journal of Public Health muestra que el consumo elevado de drogas y alcohol explica el aumento de la violencia en los jóvenes turistas.

La investigación, centrada en las islas de Mallorca e Ibiza, indica que el 5% de los turistas visitantes se ve implicado en algún acto violento durante su estancia. El consumo de éxtasis es el único que los científicos no asocian a los actos violentos.

España es uno de los destinos turísticos más populares para los jóvenes europeos, especialmente Mallorca e Ibiza, islas conocidas por sus playas y su animada vida nocturna. Por ello, tres equipos de investigadores europeos han estudiado la relación entre el consumo de alcohol y otras drogas con las conductas violentas en espacios recreativos turísticos.

“Durante las vacaciones, los jóvenes aumentan el consumo de alcohol y otras drogas, y también la violencia. A pesar de ello, hay pocos trabajos que aporten información al respecto, y menos en los propios contextos turísticos donde esto ocurre”, explica a SINC Montse Juan, investigadora del Instituto Europeo de Estudios para la Prevención (IREFREA) y una de las autoras del estudio.

Entre 2007 y 2008, los expertos compararon las conductas violentas de 3.003 turistas ingleses, alemanes y españoles de entre 16 y 35 años en las islas de Mallorca e Ibiza. Para comprender qué aspectos del contexto recreativo nocturno son factores de riesgo asociados al consumo de drogas y a la violencia, los investigadores utilizaron una metodología basada en técnicas cuantitativas y cualitativas.

La encuesta fue realizada en los aeropuertos de Ibiza y Palma de Mallorca, cuando los jóvenes volvían a sus ciudades de origen tras su estancia de vacaciones. Los resultados de este estudio sugieren que el 5% de los turistas visitantes se ve implicado en algún acto violento durante su estancia.

Un 32,4% de los encuestados declaró haber visto episodios violentos de vez en cuando durante sus vacaciones, mientras que un 5,7% los percibió de manera frecuente. En un 4,6% de los casos, los turistas apreciaron incidentes violentos cada vez que salían por la noche.

Más de la mitad de los participantes declaró haberse embriagado al menos dos veces por semana durante sus vacaciones (59,3% en Mallorca y 58% en Ibiza, siendo, en ambos destinos, significativamente inferior entre los visitantes españoles). El consumo de drogas ilegales fue mayor en Ibiza y entre los turistas ingleses y españoles.

“Para los consumidores de cocaína, la probabilidad de verse involucrados en una pelea es casi tres veces mayor que para los no consumidores”, advierte Amador Calafat, el otro autor español del estudio. Asimismo, “los turistas que se embriagaban cinco o más días a la semana tenían 2,5 más posibilidades de estar en una pelea que los que no bebieron durante las vacaciones”.

El perfil de la persona violenta
Los principales predictores de las peleas y actos violentos son “ser varón, joven (16-19 años), británico, emborracharse con frecuencia y consumir cannabis o cocaína durante sus vacaciones”. Según los autores, el consumo de éxtasis en vacaciones se asoció “curiosamente” a no verse implicado en peleas.

Sobre los niveles de violencia en destinos turísticos internacionales y los factores de riesgo que se asocian a la violencia vacacional, los científicos destacan la necesidad de desarrollar programas de prevención y diseñar intervenciones para prevenir conflictos en el ámbito recreativo nocturno de estos destinos, tanto para los turistas como para la población local.

“Es necesario crear estrategias específicas para prevenir el consumo de drogas y las conductas violentas en la vida recreativa nocturna. Dichos programas deberían promocionar conductas más saludables y tratar de reducir la extensión de la cultura de la violencia vinculada a la diversión”, concluye la investigadora española.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada