martes, 20 de julio de 2010

El microARN estriatal puede controlar el empleo de la cocaína a través de la señalización del CREB

UNA DE LAS IMPLICACIONES DE ESTE HALLAZGO ES EL DESARROLLO DE TERAPIAS

La adicción a la cocaína está caracterizada por una pérdida gradual del control sobre el uso de la droga, pero los mecanismos moleculares que regulan la vulnerabilidad a este proceso todavía no están claros. Un nuevo estudio que se publica hoy en Nature ha mostrado que el microARN-212 está sobrerregulado en el estriado dorsal de las ratas con una historia de acceso sin limitaciones a la cocaína.

Según el trabajo, coordinado por Paul J. Kenny, del Laboratorio de Neurociencia Molecular y del Comportamiento del Instituto de Investigación Scripps, en Florida, el microARN-212 estriatal disminuye la respuesta para las propiedades motivacionales de la cocaína mediante la amplificación de los efectos estimuladores de la droga en el elemento de respuesta AMP cíclico que se une a la proteína de señalización CREB. Esta acción sucede a través de la actividad de Raf1 que potencia el microARN-212, lo que da como resultado la sensibilización de la adenilil ciclasa y la expresión incrementada del TORC, coactivador del CREB.

"Nuestro hallazgo indica que la señalización estriatal microARN-212 tiene un papel clave en determinar la vulnerabilidad a la adicción a la cocaína, revela nuevos reguladores moleculares que controlan las acciones complejas de la cocaína en los circuitos cerebrales de recompensa y proporciona una nueva dirección para el desarrollo de terapias que luchen contra la adicción basadas en la modulación del ARN no codificante.

En un editorial acompañante, Marina R. Picciotto, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Connecticut, señala que una de las implicaciones de este estudio es precisamente el desarrollo de fármacos en este campo. (Nature; DOI: 10.1038/ nature 09202)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada