miércoles, 21 de julio de 2010

Analizan la efectividad de la espirometría para dejar de fumar

Un estudio evalúa, desde hace cinco años, la eficacia de la espirometría -junto con los consejos antitabaco de los médicos- como herramienta motivacional abandonar el tabaquismo.

La espirometría es muy efectiva para el diagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en sus fases iniciales, cuando a menudo no da síntomas. Esta enfermedad es mucho más prevalente entre los fumadores, de hecho, según un estudio español (IBERPOC), un 70% de los enfermos de EPOC leve son fumadores. Es también una enfermedad infradiagnosticada, algunos estudios hablan de un 73% de enfermos no diagnosticados. Y, además, es una enfermedad que consume el 2% del presupuesto sanitario español.

El médico de familia se encuentra en una posición inmejorable para cambiar este escenario, si se tiene en cuenta que la espirometría es una prueba sencilla y accesible y que hasta un 70% de los fumadores visitan al menos un vez al año a su médico de familia.

El estudio

El objetivo del estudio, llevado a cabo por el Instituto de Investigación en Atención Primaria, IDIAP Jordi Gol, es comprobar si la discusión detallada de los resultados obtenidos en las espirometrías, además de un consejo breve para dejar de fumar por parte del médico de atención primaria, puede facilitar el abandono o la reducción del hábito tabáquico entre sus pacientes.

Lo que se quiere aprovechar es que los resultados de la espirometría pueden identificar precozmente anormalidades funcionales pulmonares en pacientes que no tienen ningún o pocos síntomas. El conocimiento por parte del paciente de estas pequeñas anormalidades se convierte en un "momento educativo ideal" ya que empieza a ser consciente de que a pesar de no tener problemas de salud las cosas no van bien, y toma conciencia sobre el riesgo de llegar a sufrir un cáncer o una enfermedad cardiovascular, y por lo tanto, en este momento el paciente está mucho más receptivo a cualquier mensaje y consejo para dejar de fumar.

En el estudio han participado casi 500 fumadores mayores de 18 años, que no han sido previamente diagnosticados de EPOC, que no presentaban problemas para hacer una espirometría y que no tenían enfermedad grave u otra patología respiratoria. El estudio se ha realizado en seis centros de atención primaria de la provincia de Barcelona.

Los investigadores creen que "los resultados del estudio aportarán un mejor conocimiento de cómo influye en los fumadores conocer los resultados obtenidos en su espirometría y como estos mismos resultados pueden ser un refuerzo del consejo antitabáquico breve y estructurado que, de forma reiterativa y recordatoria, se da desde las consultas de la atención primaria".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada