miércoles, 14 de octubre de 2009

Las drogas y el alcohol causan 20.000 muertes anuales en España

Sanidad presenta el borrador del plan contra las adicciones del periodo 2005-2008 Salgado denuncia la baja percepción social del riesgo del consumo de estupefacientes

El consumo de drogas y el abuso del alcohol ocasionan más de 20.000 muertes al año en España, según el Ministerio de Sanidad. El dato fue hecho público ayer por la ministra Elena Salgado, tras la conferencia sectorial sobre drogas en la que se presentó el borrador del plan nacional 2005-2008 para afrontar el problema. La iniciativa, con 12 líneas prioritarias y 62 medidas, persigue un cambio de estrategia general que ha sido sometida a consulta a las comunidades autónomas antes de iniciar el debate parlamentario.

MAS COCAINA Las cifras, sin contar con los fumadores y las 56.000 muertes que ocasiona el tabaco, revelan que un millón de personas tienen problemas de salud, laborales o sociales relacionados con el consumo de estupefacientes. Asimismo, el consumo de cocaína ha crecido de manera espectacular entre los jóvenes. En el 2004 se incautó en España entre el 5% y el 10% de la producción mundial.

El Plan Nacional sobre Drogas ha constatado un "aumento preocupante" del número de personas que acuden a los centros de tratamiento por consumo de cocaína, así como los ingresos hospitalarios por "psicosis alcohólica", por síndrome de dependencia del alcohol y por trastornos causados por otras drogas.


FALLO EN LA PREVENCION Salgado reconoció que se ha fallado en la prevención, como lo demuestra la evolución desfavorable del consumo, con una edad de acceso cada vez más temprana. Por ejemplo, en el cannabis, antes de los 15 años.

La ministra advirtió de que en los últimos años se ha banalizado el consumo de drogas ilegales y del alcohol. "La percepción del riesgo es casi inexistente y, al mismo tiempo, se ha incentivado la accesibilidad de las drogas", lamentó Salgado.

La ministra se mostró partidaria de tomar alguna medida nueva y efectiva para reducir el consumo de alcohol, pero observó que establecer una legislación similar a la del tabaco "tiene dificultades añadidas", ya que la percepción social de sus efectos no es la misma. "Habrá que estudiarlas con mucho detenimiento" comentó la ministra.

El Gobierno quiere potenciar las actuaciones en el ámbito familiar, educativo y de comunicación social, con más actividades en la escuela y dirigidas a los niños que rondan los diez años; incorporando la perspectiva de género en el tratamiento, prevención e información sobre drogas. En conjunto, se pretende prevenir el consumo, sobre todo en la juventud, y disminuir el daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada