jueves, 15 de octubre de 2009

El consumo de cannabis supera al de alcohol entre los adolescentes

Los expertos aseguran que existe relación entre la ingesta de bebida y el comienzo prematuro de las relaciones sexuales y sin protección

Las tendencias en materia de drogas están cambiando. Ahora los jóvenes consumen principalmente cannabis, lo que está desplazando el tradicional consumo de alcohol, según comentó la encargada de Prevención del Proyecto Hombre de Zamora, Beatriz Carracedo.
Esto ocasiona un cambio en la forma de abordar el uso y el abuso de sustancias entre los jóvenes. Los profesionales tienen ahora que informar sobre los riesgos psicológicos que provoca el cannabis y la incidencia que éste provoca en el desarrollo. El problema es concienciar a los jóvenes de que no consuman si en su casa fuman porros sus padres o si ven fumándolos a sus tíos, comenta Carracedo, durante las jornadas sobre el consumo de alcohol en drogodependencias, celebradas ayer en Zamora. En esta dirección, subraya que «ellos tienen un mito urbano sobre que es mejor que fumar tabaco».

Habitualmente, los chicos llegan a Proyecto Hombre empujados por sus padres o por sus profesores, «generalmente por los de los programas de Garantía Social, en los que están muchos de ellos», añade Carracedo. Las terapias son individuales, algunas sesiones con la familia, y se programan en poco tiempo para que les sea más fácil de llevar a los adolescentes, que suelen ponerse a la defensiva. Muchos de ellos, se quejan de estar en Proyecto Hombre, porque dicen que no son 'yonkis'. Luego, una vez que toman confianza, les cuentan a los profesionales cuáles son sus dudas e inquietudes. «Tienen muchas, porque son principiantes». Los chicos no se avergüenzan de asistir a la terapia y muchas veces llevan hasta allí a «alguno de sus amigos», según explica Carracedo, para quién, en este tiempo, se bebe igual que otras épocas, con la diferencia de que se hace en la calle.

Intoxicaciones
En el patrón de consumo entre padres e hijos, el doctor Carlos Imaz, del Hospital Clínico Universitario de Valladolid establece una diferencia. Asegura que los jóvenes consumen bebidas de mucha granduación alcohólica, mientras que los adultos beben más vino o cerveza. Además, entre los adolescentes se repite constantemente «la intoxicación, lo cual causa graves riesgos para el desarrollo». Como propuestas de solución al problema, Imaz aboga por dar un mensaje más coherente; es decir, que «si es ilegal beber hasta los dieciocho años se respete, y no que esté prohibido pero sea admisible», porque, según recalca solamente en Asturias está permitido beber desde los dieciséis años.

La edad de inicio en el consumo de alcohol y cannabis se sitúa en los trece años. Según las estadísticas el 80% de los jóvenes estudiantes ha bebido a lo largo de su vida y el 60% lo ha hecho en el último mes. Hay determinados aspectos encaminados a producir riesgos. Pueden ser físicos, sociales o conductuales, según explicó Carlos Imaz en su conferencia sobre 'Prevención del consumo de alcohol en adolescentes y primeros consumos'. Imaz establece una relación entre los adolescentes que consumen alcohol y los que mantienen relaciones sexuales precoces, que «en muchas ocasiones son, además, sin protección».

Ocio
En el ocio «a los jóvenes hay que darles algo llamativo que les guste, no podemos pretender que vayan a los mismos sitio que sus padres», asegura la encargada de prevención de Proyecto Hombre. Los progamas de prevención que están ahora mismo en marcha son «insuficientes». En esta dirección, Carredo asegura que es fundamental enseñar ocio y tiempo libre, pues hay que «aprender a ocupar el tiempo; el aburrimiento lleva a que queden para beber o a fumar porros». En cuanto a la causa del uso, abuso y dependencia de drogas, destaca el papel de los progenitores. «Nos encontramos con padres que han perdido el rol, que son muy permisivos, porque trabajan mucho y tenemos que empezar a poner límites», destaca Beatriz Carracedo. Una educación falta en valores, comenta, «está en correlación con los consumos».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada