jueves, 15 de octubre de 2009

Expertos en toxicomanías solicitan un consenso y acceso real a los tratamientos contra las adicciones

La adicción a las drogas es un problema que en el mundo afecta a 28 millones de personas, según la ONU. De esta cifra, los opiáceos y la cocaína suman 18 millones de consumidores. Esta situación no ha pasado desapercibida en el marco del XIII Congreso de la Sociedad Española de Toxicomanías, donde los expertos allí reunidos han solicitado un consenso y acceso real a los tratamientos contra las adicciones.
El doctor José Pérez de los Cobos, presidente de la SET, destacó que este Congreso, de carácter bianual, ha servido de repaso del panorama de las adicciones en los últimos dos años y para tratar los temas de futuro. "Llevamos nuestras preocupaciones a alguna de las comunidades autónomas de España y, en este caso, Canarias es un símbolo de zona periférica pero en la que los profesionales están muy pendientes de cualquier actualización en el ámbito de la drogadicción y de compartir los conocimientos", apostilló.

Durante una de las jornadas, el XIII Congreso de la Sociedad Española de Toxicomanías se ha centrado en la atención en la dependencia de cocaína, un problema creciente en España y que también afecta de primera mano a otras partes del mundo como América.

"Por este motivo, explicó, el Congreso se ha iniciado con un foro iberoamericano, al que traemos gente de habla hispana desde Estados Unidos hasta Argentina y Chile, y que sirve de escenario para la puesta en común de sus experiencias y las de las comunidades autónomas españolas. No obstante hace falta todavía un 'patrón oro' para unificar el abordaje de la adicción a la cocaína, ya que al no tener un tratamiento específico, varía mucho dependiendo de la comunidad autónoma de la que se trate".

Aunque el consumo de cocaína ocupa ahora el primer plano de la atención entre las sustancias ilegales en España, existen otras importantes adicciones que están lejos de desaparecer. Este es el caso de la adicción a la heroína, en cuyo acceso a los tratamientos los clínicos apuntan que se están produciendo inequidades en el país.

En concreto, y a pesar de las mejoras en el tratamiento y abordaje de la enfermedad adictiva, el doctor De los Cobos ha asegurado que, en el ámbito de la dependencia de la heroína, "esperamos que utilizar nuevos tratamientos sea una posibilidad realmente accesible a los pacientes en el menor tiempo posible".

"Los opiáceos, y en particular la heroína, presentan un alto poder adictivo. Estos datos muestran un lento, pero progresivo, aumento de los adolescentes que entran en contacto con la heroína. Aunque el porcentaje es bajo (0,6% han consumido heroína en los últimos 30 días en 2006 frente al 0,5% en 2006), no deja de ser una cifra preocupante dado el enorme poder adictivo de la heroína, y la gravedad e intensidad de los cuadros de dependencia que genera, así como de los problemas socio-sanitarios que se acompaña su consumo", aseguró el doctor Javier Álvarez, director del Instituto de Estudios de Alcohol y Drogas de la Universidad de Valladolid y miembro de la Junta Directiva de Sociedad Española de Toxicomanías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada