sábado, 10 de octubre de 2009

Cuidado con los ansiolíticos

Se trata de un estudio publicado por la Revista Chilena de Neuropsiquiatría, que midió por género al universo de consumidores de benzodiazepinas. Así es, cada vez son más las mujeres que consumen fármacos para controlar la ansiedad y mejorar la calidad del sueño. De hecho, según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Chile es el cuarto país en Sudamérica con mayor consumo per cápita de Clonazepam, el ansiolítico más utilizado.

Si en 1988 el 66% de quienes consumían estos medicamentos eran mujeres y el 34% hombres, la cifra se elevó hasta el 73% en 2003 y se estacionó en un 71% en 2007, contra un 29% en ellos. ¿Por qué creen que ha pasado esto? Lo cierto es que una de las respuestas más aceptables podría ser la presión que tenemos las mujeres hoy día, lo que se traduce en muchas horas de trabajo y pocas de descanso. Pero, ¿tenemos otra alternativa?

No sé que piensan ustedes, pero creo que el consumo de estos fármacos debiera hacerse sólo en casos específicamente indicados por un médico. Pese a que se venden con receta retenida, igual hay personas que los consiguen “a la mala” para relajarse o para ayudarles a conciliar el sueño, lo que es nefasto. Un ansiolítico ataca o controla un problema particular (todo lo relacionado con los trastornos de la ansiedad), y no puede usarse como un “paracetamol” para aliviar hasta el más mínimo signo de estrés. Por eso, si estás pasando por un momento complicado y sientes que necesita ayuda, lo primero es consultar con un especialista que vea qué es lo mejor para ti –que puede ser desde una terapia hasta un fármaco que te ayude a regularte– pero por favor, nunca opten por la automedicación, sobre todo con estas medicinas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada