martes, 27 de octubre de 2009

España está abandonando el patrón mediterráneo de consumo de alcohol


España está abandonando los patrones tradiciones mediterráneos de consumo de alcohol y adoptando patrones nórdicos que son menos moderados, según señala el I Libro Blanco del Consumo Responsable de Alcohol en España, desarrollado por Diageo, compañía líder en bebidas espirituosas, y el centro de investigación IESE.

El libro, presentado este jueves, pretende "avanzar significativamente en la promoción de actitudes responsables hacia el alcohol", generando un diálogo abierto entre todos los grupos implicados para buscar las mejores soluciones.

Asimismo, ambas organizaciones quieren dar un impulso definitivo a la concienciación por parte de todos los actores sociales de la importancia de la colaboración y de la suma de esfuerzos en el fomento de actitudes responsables hacia el alcohol.

"El nuevo hábito de consumo que se está imponiendo entre los jóvenes españoles, incluyendo a los menores, se caracteriza por un consumo de alcohol asociado al ocio y al fin de semana, momentos en los que se ingiere gran cantidad de alcohol especialmente bebidas destiladas", señala el Libro Blanco entre las conclusiones.

Los datos generales de consumo muestran además, un cierto descenso de la prevalencia del consumo en los últimos 12 meses y en los últimos 30 días, pero un incremento en el porcentaje de menores que se han emborrachado entre una y cinco veces en los últimos 30 días. "Esto significa que si bien desciende el número de menores que bebe, los que lo hacen lo hacen en mayor medida", añade.

Además, se aprecia también un cambio en la tendencia de consumo por género: el consumo de alcohol en chicas tiende a igualarse con el de los chicos; y que el acceso a la bebida no supone ningún problema para los menores españoles.

ESTRATEGIA DE RSC

El Libro Blanco, que forma parte de la estrategia de responsabilidad corporativa de ambas organizaciones, analiza, entre otros aspectos, las tres situaciones de riesgo principales ligadas al consumo de alcohol en nuestro país: el consumo de alcohol en menores, el consumo abusivo en jóvenes y el binomio alcohol y conducción.

En cuanto a las estrategias, determina la existencia de tres tipos de estrategias: normativas, informativas y formativas. Las tres son necesarias y no son excluyentes. Se diferencian, entre otras cosas, en el plazo en que actúan. Las estrategias normativas tienen efecto en el corto plazo: pensemos, por ejemplo, en la implantación de las sanciones ligadas al carnet por puntos. Las acciones informativas tienen impacto a medio plazo: las campañas de Navidad o de inicio o fin de vacaciones. Por último, y quizás las más olvidadas, las estrategias formativas, con efectos muy positivos y permanentes en el largo plazo.

La metodología incluye, además de la investigación bibliográfica, la realización de una sesión de debate con 'stakeholders'. Dicha sesión permitió conocer de primera mano las necesidades, expectativas y perspectivas de estos grupos de interés, de las que cabe destacar la importancia de trabajar de forma conjunta en acciones y programas a medio y largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada