miércoles, 2 de junio de 2010

Sanidad creará una red de unidades para dejar de fumar en los centros de salud

Se abrirán en zonas en las que haya más problemas de tabaquismo. Plantea facilitar ayuda farmacológica a los fumadores con problemas de salud que no hayan podido dejar el hábito por sus propios medios

'La semana libre de humo', hasta el próximo lunes, concienciará sobre el mal del tabaco
En diez años se ha reducido el consumo: un 21% en mujeres y un 35% en varones



Los resultados de la última encuesta realizada a nivel estatal sobre tabaquismo revelan que sólo uno de cada diez fumadores que intenta dejar este hábito logra su objetivo, mientras que una cuarta parte sólo aguante un día sin llevarse un cigarrillo a la boca y el 65% recae antes de una semana. Con estos datos sobre la mesa, el Gobierno Vasco se ha planteado reforzar su actual estructura sanitaria para intentar mejorarlos y lograr que la proporción de no fumadores llegue al 80% de la población.

En este sentido, el viceconsejero de Sanidad, Jesús María Fernández, anunció ayer que el departamento creará una red de unidades específicas de «deshabituación tabáquica» en centros de salud de toda la comunidad, similares a los ya existentes en algunos ambulatorios. «En junio conoceremos los resultados de una encuesta sobre las necesidades que tiene cada comarca. Y está claro que estarán ubicadas en los centros donde se detecten las tasas de tabaquismos más elevadas», explicó Fernández durante la presentación de 'La semana libre de humo de tabaco'.

Además, Sanidad también está estudiando la posibilidad de financiar tratamientos farmacológicos, es decir, chicles, pastillas, parches..., a aquellas personas con graves problemas de salud, embarazadas y madres de hijos lactantes que, a pesar de intentarlo en repetidas ocasiones, no han logrado dejar de fumar.

Dos horas al día con humos
La puesta en marcha de estas iniciativas coincidiría en el tiempo con la tramitación de la nueva Ley de Drogodependencias, que el próximo mes comenzará su recorrido parlamentario. Esta normativa prohibirá fumar en todos los lugares cerrados por los que no corra el aire y estén abiertos al público, y con su entrada en vigor -nunca antes de finales de año-, los responsables sanitarios esperan reducir, por ejemplo, las dos horas diarias que, según las estadísticas, la media de la población se encuentra expuesta al humo del tabaco. «No obstante, la nueva ley no afectará a la hostelería porque las encuestas dicen que un 32% de la gente asegura que acudiría más a los bares si se prohibiera fumar en su interior», desveló Rafael Gracia, presidente de Osatzen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada