lunes, 7 de junio de 2010

Las 'borracheras' pueden dañar el hipocampo adolescente

Un estudio que se publica hoy en PNAS muestra que en el hipocampo de los monos ebrios la producción de células madre neurales está reducida y la degeneración neural incrementada. Estos descubrimientos se podrían aplicar al cerebro del humano adolescente.

La adolescencia es un periodo de gran vulnerabilidad, en la que intervienen varios factores del desarrollo y comportamiento, neuroendocrinos, farmacológicos, así como consecuencias neuroplásticas y neurodegenerativas en caso de que intervenga el alcohol, y que pueden conducir a la propensión adolescente al consumo excesivo o compulsivo de alcohol en la edad adulta.

Las comúnmente denominadas borracheras podrían causar daños en el hipocampo de los cerebros de adolescentes, según un estudio en animales que se publica hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences.En este trabajo, que ha sido coordinado por Chitra Mandyam, del Comité sobre la Neurobiología de los Trastornos Adictivos del Instituto de Investigación Scripps, en La Jolla (California), los investigadores han proporcionado a cuatro monos rhesus adolescentes una bebida alcohólica con sabor a limón durante una hora al día a lo largo de once meses.

Después, han examinado los cerebros de los animales tras dos meses desde que se suspendiera el acceso al alcohol. Los análisis del alcohol en sangre han indicado que los monos bebieron hasta la intoxicación, un comportamiento que normalmente se asocia a la borrachera en humanos.Además, los investigadores han encontrado que en el hipocampo de los monos ebrios la producción de células madre neurales estaba reducida, mientras que la degeneración neural se hallaba incrementada. Compararon estos resultados con los de los cerebros de tres monos control a los que se les había facilitado el acceso diario a bebida con sabor a limón sin alcohol.El alcohol redujo de forma significativa el número de tipos celulares que se dividen activamente en tipos 1, 2a y 2b sin alterar las células neuronales de tipo 3. Esto puede significar que el alcohol interfiere en la división y migración de las progenitoras preneuronales del hipocampo.

Los científicos han elegido los primates no humanos para su estudio debido a que tienen varias ventajas lógicas sobre los roedores. Entre otras características, son genéticamente más parecidos a los humanos.Por último, Madyam ha sugerido que las borracheras y el alcoholismo podrían provocar efectos destructivos potencialmente a largo plazo en el hipocampo de los adolescentes humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada