lunes, 28 de septiembre de 2009

Las drogas producen y potencian emociones, pero crean dependencia y esclavitud: Dra. Herminia

Dra. Herminia Pasantes Morales en la conferencia “La Química de las Emociones”, en la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), el pasado 11 de septiembre.

Las neuronas se comunican unas con otras a través de sustancias químicas, esta comunicación es la que produce emociones como tristeza, alegría, euforia, depresión, de estímulos que el cerebro recibe del entorno mismo; cuando estas sustancias son reemplazadas por drogas, pueden crearse, incluso, nuevas emociones, pero las drogas nos llevan a la dependencia y a la esclavitud, señaló la Dra. Herminia Pasantes Morales, al dictar la conferencia “La Química de las Emociones”, en la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), el pasado 11 de septiembre.

Al presentar a la investigadora emérita de la UNAM, la Mtra. Dora Juárez, Secretaria de Investigación Científica y Posgrado, subrayó que la máxima Casa de Estudios en la entidad se esfuerza día a día para generar la oportunidad del conocimiento, la investigación, la extensión y difusión de la cultura y la autorrealización, mediante actividades como el ciclo de conferencias del Programa Ágora.

Dicho Programa, coordinado por el Dr. Carlos Beyer Flores, “Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007”, Doctor Honoris Causa por nuestra Universidad y Director del Centro de Investigación en Reproducción Animal (CIRA), tiene como propósito difundir la investigación científica mediante simposios y conferencias que establezcan el diálogo entre investigadores, alumnos y público en general.

En su exposición, la Dra. Pasantes explicó a un auditorio “Dr. Luis Carvajal Espino” totalmente lleno por estudiantes, docentes, trabajadores administrativos e investigadores de la UAT, la importante contribución de las drogas y las plantas -de las cuales se obtienen-, para el conocimiento de las emociones. Detalló los efectos de la drogas al sustituir las funciones naturales de las neuronas y alargar la comunicación entre ellas, lo que hace perdurar la emoción y generarla cuando no existe un estímulo en el entorno.

Mostró gráficamente cómo la cocaína puede sustituir fácilmente a la dopamina por su parecido molecular, al igual que las drogas alucinógenas sustituyen a la norepinefrina y a la serotonina, y cómo producen una sensación de euforia, un aumento en la capacidad de concentración, un aumento en la autoestima, según lo requiera el individuo. Mencionó el uso de las anfetaminas, la marihuana y el éxtasis, y cómo su presencia actúa en una zona del cerebro llamada “circuito de recompensa”, en la que los neurólogos han detectado la autoestima y la creatividad.

Pero reveló también el grado de ansiedad que se produce cuando el cerebro tiene que acostumbrarse nuevamente a sintetizar (trabajo muy complejo) sustancias que dejó de producir porque empezó a recibirlas ya preparadas por un agente externo. Expuso síntomas como ansiedad, depresión, psicosis y esquizofrenia.

“Sería maravilloso poder usar esas drogas a voluntad, tomar la cocaína si tenemos un día muy arduo de trabajo, si tenemos que estar muy concentrados o si no nos queremos dormir pronto, pero desafortunadamente, hasta el momento no veo la posibilidad, porque esto tiene que ver con una gran cualidad del cerebro, que es la plasticidad, es decir, la capacidad de adaptarse al medio externo”, señaló.

Concluyó señalando que existe una manera “encantadora, barata y con poco riesgo” de sentir todas estas emociones de manera natural, que es el amor. Habló de serios estudios del “enamoramiento” como productor, al igual que las anfetaminas, de gran felicidad.

Antecedida por Marcelino Cereijido Mattioli, reconocido investigador en el campo de la fisiología, y Néstor García Canclini, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, especialista en el área de la educación, la Dra. Pasantes Morales también abordó su tema —la bioquímica— haciéndolo converger con la perspectiva universitaria.

Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias de la UNAM y doctorada en Ciencias, por la Universidad de Estrasburgo en Francia, Herminia Pasantes cuenta con una vasta obra científica que la ha hecho merecedora de distinciones como el “Premio UNAM” en investigación en Ciencias Naturales, Premio Nacional Ciencias y Artes (primera mujer en obtenerlo en el campo de Ciencias Naturales), “Premio Juchimán de Plata” y “Premio Nacional María Lavalle”, entre otros. Ha publicado numerosos artículos en libros y revistas científicos de prestigio mundial y dictado conferencias que le han merecido el reconocimiento nacional e internacional, además de ser miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada