lunes, 24 de agosto de 2009

Descubierto el mecanismo de acción del primer compuesto estimulante/ansiolítico


Un estudio realizado en colaboración por investigadores de The Scripps Research Institute (La Jolla, USA), el Hospital Universitario Niño Jesús (UAM), la Stanford University (USA) y la Universidad Autónoma de Madrid ha desvelado el mecanismo de acción del Neuropéptido S, único compuesto con demostrada actividad ansiolítica que a la vez es un estimulante y que aumenta la vigilia en ratones. La contrapartida es que también causa la recaída en el consumo de cocaína en ratones que la han consumido con anterioridad.

El neuropéptido S (NPS) es una molécula descubierta en el año 2004 por un grupo de científicos de la Universidad de California-Irvine. Durante los últimos años este neuropéptido ha despertado mucho interés por ser, hasta la fecha, la única sustancia descrita que presenta actividad ansiolítica y estimulante al mismo tiempo. Hasta hoy, todas las sustancias con actividad ansiolítica demostrada son depresoras (benzodiacepinas, barbitúricos, etc) y las sustancias estimulantes (cafeína, cocaína, anfetaminas, etc) son ansiogénicas.

El trabajo realizado por la Dra. Covadonga Pañeda durante su estancia en The Scripps Research Institute (La Jolla, USA), bajo la dirección de Amanda J. Roberts y actualmente miembro del CIBERER en el Instituto de Investigaciones Biomédicas (CSIC-UAM), publicado en The Journal of Neuroscience (The Journal of Neuroscience (2009). 29(13):4155-4161) y que cuenta con la colaboración de los también españoles Luis de Lecea (Stanford University), Laura M. Frago (Universidad Autónoma de Madrid) y Julie A. Chowen (Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, CIBERobn Instituto Carlos III) describe el mecanismo de acción por el cual este péptido es capaz de provocar un aumento de la actividad motora sin afectar a su acción ansiolítica.

Este hecho constituye una novedad, ya que este trabajo identifica rutas de acción distintas para las dos actividades características del NPS: ansiolisis y estimulación motora. Además el trabajo de estos científicos describe una nueva acción, hasta ahora no descrita, para el péptido: causa la recaída en el consumo de cocaína en ratones que previamente habían consumido esta sustancia. Esta nueva actividad del NPS se ejerce a través de los mismos sistemas que causan la activación motora. Así, la identificación de dos vías diferentes para las distintas acciones del NPS permitirá en el futuro identificar acciones terapéuticas que manipulen sólo una de las vías, por ejemplo, fármacos que bloqueen la vía que lleva a recaída en el consumo de cocaína y activación motora manteniendo su acción ansiolítica.

Este trabajo coloca al NPS como una diana farmacológica muy atractiva, ya que podría ser de interés en un futuro próximo desarrollar fármacos que imiten su acción ansiolítica en humanos, así como sustancias que bloqueen su acción y eviten la recaída del consumo de drogas en adictos desintoxicados.


Actividad ansiolítica, motora y recaída en el consumo de cocaína en ratones tratados con salino o NPS: las barras negras representan ratones en los que se ha inhibido la vía del receptor 1 para CRF y las barras blancas representan ratones en los que no se ha inhibido la ruta. La inhibición de la ruta del receptor 1 para CRF evita el aumento de actividad motora y la recaída en el consumo de cocaína en respuesta al tratamiento con NPS, pero no su actividad ansiolítica.


Fuente: Universidad Autónoma de Madrid (UCCUAM)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada