jueves, 20 de agosto de 2009

Los endocannabinoides podrían amplificar el dolor en lugar de suprimirlo

Las nuevas evidencias podrían ayudar a dirigir los esfuerzos para tratar el dolor crónico con fármacos.

Contrariamente a como se ha venido postulando, los endocannabinoides, ciertamente de moda en la actualidad por su posible uso como dianas farmacológicas para casi todo, desde el dolor a la obesidad, pueden en realidad amplificar las señales de dolor en vez de suprimirlas, según muestran los resultados de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza) y publicado en el último número de la revista Science.

Las nuevas evidencias podrían ayudar a dirigir los esfuerzos para tratar el dolor crónico con fármacos que regulan los efectos de los endocannabinoides. A menudo, en casos de dolor crónico, la comunicación entre las neuronas aumenta en un área específica de la médula espinal.

Sin embargo, los científicos pensaban que los endocannabinoides, la versión orgánica del THC, componente principal de la marihuana, suprimían este tipo de señales de dolor, un efecto que parece poder tener lugar en la misma medida que su contrario.

Y es que los investigadores, dirigidos por el Dr. Alejandro Pernía-Andrade, descubrieron en ratas y ratones que los estímulos dolorosos pueden liberar endocannabinoides en la médula espinal, que actúan sobre un grupo de receptores CB1 neuronales.
La estimulación del dolor en los animales redujo la liberación de neurotransmisores clave que pasan de una neurona a otra y produjo un efecto global de mayor excitabilidad en las neuronas y, por ello, de sensibilización de los animales ante ciertas formas de dolor o incluso ante el simple contacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada