jueves, 20 de agosto de 2009

El alcohol anula la capacidad del cerebro para percibir amenazas

Beber alcohol embota muchas habilidades, como sabe cualquiera que se haya emborrachado alguna vez. Una de ellas es la de percibir y reconocer amenazas: un equipo de investigadores acaba de reproducir ese efecto en laboratorio.
Jodi Gilman, científica del estadounidense Instituto Nacional de Absuso de Alcohol y Alcoholismo y líder del estudio, reconoce que es un fenómeno "que se produce continuamente. Cuando están borrachas, las personas entran en confrontaciones a las que no habrían llegado si estuviesen sobrias".

Para estudiar en profundidad este conocido efecto, Gilman utilizó a 12 voluntarios a los que se les suministró en primer lugar una inyección intravenosa de suero salino como placebo. Tras esto, se les mostraron fotografías con diferentes rostros, algunos de ellos con semblantes neutrales, y otros con expresión amenazante.

Mientras tanto, utilizaron resonancia magnética para observar su actividad cerebral, que mostraba respuestas claras cuando la imagen que los sujetos observaban era la de una cara en actitud agresiva.

Falta de respuesta cerebral
El experimento se repitió con los mismos sujetos a los que se les suministró una dosis de alcohol mediante una transfusión intravenosa. Y la respuesta cerebral desapareció: las fotografías con caras amenazantes no provocaban ningún tipo de reacción en los sujetos ebrios.

El estudio ha servido para demostrar además que el alcohol incrementa la actividad en un centro de recompensas del cerebro conocido como striatum, y para concluir que hay una relación directa entre el estado de esta región cerebral y la sensación de estar borracho.

Con más investigación, los científicos esperan poder algún día comprender mejor qué motiva las propiedades adictivas del alcohol, y cómo neutralizarlas para tratar el alcoholismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada