lunes, 22 de noviembre de 2010

El alcohol combina mal con el sexo seguro

Alcohol y sexo seguro conforman un binomio incompatible. Al menos para el 30% de las jóvenes españolas y el 47% de las vascas que reconocen mantener relaciones sexuales sin utilizar métodos anticonceptivos después de haber consumido alcohol. No en vano, una amplia mayoría, seis de cada diez chicas, admite que beber elimina «mucho» o «bastante» las barreras a la hora de practicar sexo.

Así se desprende de un estudio hilvanado a partir del cuestionario formulado a 3.163 mujeres de entre 18 y 29 años de las diecisiete comundiades autónomas. «Cuando se bebe mucho, es difícil ser responsable», apunta el jefe del servicio de Ginecología del hospital Santiago de Vitoria, antes de apuntar que el alcohol es, a su juicio, una de las causas que explican la elevada tasa de abortos en España.

Y es que su consumo no solo está detrás de un mal uso del preservativo -el método que usa el 60% de las mujeres que tiene un embarazo no deseado- sino que puede reducir la eficacia de la píldora, ya sea por olvido, por desajustes horarios o por vómitos.
En este sentido, la doctora Esther de la Viuda, presidenta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), insiste en que «el consumo de alcohol es más alto de lo conveniente» entre las jóvenes españolas dada su relación directa con los embarazos no deseados. Las cifras, de hecho, le dan a razón: el 41% de las encuestadas reconoce, por experiencia propia, que haber bebido influyó para no usar un método anticonceptivo durante la relación sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada